Tartas y concursos...

Se acercaba la navidad y como todos los años quería preparar un postre para Nochebuena. Después de tantos postres y tartas se vuelve complicado decidirme por alguno. Llevaba dos semanas pensando  cuando de pronto me acordé de la típica tarta de coco y chocolate una combinación vencedora, aún cuando parecía la solución más sencilla. Tomándola como punto de partida busqué otros ingredientes que combinaran y experimenté hasta dar con el punto! Prueba de ello las distintas catas de las tartas que se siguieron en esos días. Así que decidí probar suerte con esta receta en el concurso de blogs (www.claudiaandjulia.com/concursoEmileHenry2017) organizado por Claudia & Julia.

"Tarta de Coco con Crema de Pera"

Nivel de dificultad:

Medio

Tiempo de elaboración:

40 min + 50 min

 

Ingredientes:

200g de leche de coco, (minimo 50% de coco)

3 c/s de coco rallado

6 huevos L

150g de azúcar

250g de harina para repostería

1 pera conferencia

1 c/c de levadura

175 ml de aceite vegetal

Preparación:

Caliente el horno a ciento ochenta grados. Engrase una fuente de horno de Emile Henry,  con mantequilla y fórrelo con papel vegetal.  Bata los huevos con el azúcar hasta  formar una crema. Sin dejar de batir añada la harina y la levadura, seguida del coco rallado y la leche. Ponga la crema en el molde y hornee aproximadamente cuarenta minutos a doscientos grados, o bien, hasta que al pinchar con un palillo este salga seco. Retire del horno y deje reposar sobre una rejilla diez minutos antes de sacar del molde. Pele una pera conferencia corte por la mitad y cueza en agua hirviendo durante diez minutos. Retire y deje que escurra del todo. Mientras la tarta termina de enfriarse prepare la crema de queso y pera.

Una vez se haya enfriado, corte la tarta por la mitad, en sentido longitudinal, retirando la parte superior con cuidado. Rellene con la crema de queso y pera y vuelva a colocar la parte superior. Disponga las mitades de pera y decore con el glaseado de jarabe de Arce.

 Nota: Puede usar otro tipo de cobertura como ganache de chocolate.

 

“Crema de Pera e Queso Fresco Batido”

Ingredientes:

200g de queso fresco batido

100g de confitura de pera

15g de miel

Preparación:

En una taza mezcle el queso y la miel con un batidor de alambre. Añada la confitura y reserve en la nevera hasta el momento de utilizar.

 

“Glaseado Jarabe de Arce”

Ingredientes:

80g de azúcar glass

60g de jarabe de arce

Preparación:

En una taza mezcle el azúcar con el jarabe utilizando un batidor de alambre. Una vez haya formado una crema puede utilizarse.

Café con...

Me gusta el café! Lo contrario quedaría regular viviendo en la “Tierra” del mismo. Me crié entre aromas a café tostado y puedo decirles que no hay nada mas agradable. Puede que sea cosa de familia ya que mi bisabuelo y posteriormente mi abuelo allá por los años cuarenta y cinquenta tenian su pequeña torrefaccion y su propria marca “Café Vencedor”. Según me comentó mi tio no llegaron muy allá con la misma porque al parecer muy probablemente mi abuelo tenia una buena dosis de pereza y no tostaba tanto como deberia, aún que por alguna documentación que he encontrado puede que el problema fuera con las cuotas de suministro. Tomo café con o sin azúcar, en postres, chocolate, licor, o ultimamente en algunos platos, pero el café de “Olla” como lo llaman en Mejico es otra forma distinta de todas. Esta receta la aprendi en un taller de cocina mejicana, de la mano de Judith, en “PanContigo”, Badajoz.

"Café de Olla"

Nivel de dificultad:
Muy fácil
Tiempo de elaboración:
20 min

6 personas

 

Ingredientes:

6 c/s de café molido

2 ramita de canela

4 clavos de olor

100g de panela

6 tazas de agua

Preparación:

Coloque una olla sobre el fuego, a ser posible de barro, y caliente el agua a la que añadió la ramita de canela, el clavo de olor y la panela. Tan pronto como empiece a hervir baje el fuego y espere que la panela se deshaga del todo, alrededor de diez a quince minutos. Por fin junte el café y espere cinco minutos sin que llegue a hervir, antes de apagar el fuego. Deje reposar un poco y sirva.

Nota: La panela o raspadura o piloncillo es un azúcar de caña sin purificar  cocido a altas temperaturas hasta formar una melaza que se deja solidificar. Si no logra encontrarla (locutorios, o Carrefour en el pasillo de Tex Mex), puede substituirla por azúcar moreno.

Navidad

Una imagen que asocio a la Navidad son los dulces tradicionales. En casa somos mas de empanadillas dulces con relleno de dulce de garbanzos y almendra. Me acuerdo de una tarde de Diciembre en la que fueron a buscarme antes a la guardería, y al llegar a casa encontré a mi madre metida en la cocina haciendo esos dulces, mientras yo me entretenía con el programa de cine mudo de la tele. 

Siempre me llamaron la atención las galletas de jengibre, aún cuando no las probé hasta que visité Polonia, pero me entraba una pereza tremenda solo de pensar hacerlas. Puede parecer algo muy complicado, que no lo son, y pueden ser la excusa ideal para pasar una tarde en la cocina creando memorias con los peques de la casa.

"Galletas de Jengribre"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

20 min. + 30 min.

 

30 a 40 unidades

 

Ingredientes:

100g. de mantequilla sin sal

100g. de azúcar moreno

125g. de miel

1 yema de huevo

250g de harina

1/2 cdta de de sal

1/2 cdta de levadura

1/2 cdta de bicarbonato

!/2 cdta de canela molida

1 cdta de clavo molido 

1 cdta de jengibre molido

1/2 cdta de nuez moscada

 

Elaboración:

Trocee la mantequilla y bata con el azúcar hasta formar una pasta. Añada la miel y la yema de huevo y siga batiendo. Mezcle la harina con la sal, el bicarbonato, la canela, el clavo, el gengibre y la nuez moscada. Añada a la crema tamizando. Cuando vea que la harina se ha integrado del todo, termine de amasar a mano y por fin forme una bola e envuelva en papel film y reserve en la nevera al menos una hora. Caliete el horno a 180º. Tienda la masa sobre una hoja de papel vegetal espolvoreado con un poco de harina. Coloque dos reglillas de cinco milimetros a cada lado para apoyar el rodillo y que la masa quede de ese grosor. Corte la masa con los moldes de galletas y distribuya sobre una bandeja de horno que ha forrado con papel vegetal, dejando  alrededor de 4 cm entre cada una. Lleve la bandeja a la nevera quince minutos. Hornee durante diez minutos o bien hasta que los bordes de las galletas estén  dorados. Enfrie sobre una rejilla.

Nota: Esta mezcla de especias es fuerte por lo que puede reducir ligeramente la cantidad de clavo o de nuez moscada. La masa de las galletas ha de estar fría cuando la va a usar, por lo que el limite de veces que puede manipular la masa antes de volver a enfriarla es de tres. Al enfriar la masa antes de colocarla en el horno evitamos que las galletas se deformen demasiado durante la cocción.

Caqui...

Viví aquella época en la que algunos vecinos o amigos tenían un huerto y de vez en cuando te regalaban una cesta con frutas u hortalizas. Un gesto de buena voluntad o amistad, como quieran llamarle. A medida que se acercaba el final del verano esperaba con ansiedad las uvas de mi vecino, una variedad pequeña como perlas, doradas y tan dulces… Muchos de mis vecinos ya no están entre nosotros y los huertos terminaron abandonados o vendidos. Por suerte aún quedan pequeñas comunidades que siguen esa tradición, trabajando la tierra y vendiendo o regalando alguno de sus productos biológicos. Y fue así como de pronto me encontré con estos caquis que me inspiraron para esta receta.

"Mousse de Caqui"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

20 min. + 240 min.

6 personas

 

Ingredientes:

360g de cáquis

2 yogures naturales

80g de azúcar

10g de gelatina em polvo

200 g de natas para montar

Leche

 

Preparación:

Retire la piel a los caquis y échelos en el vaso de la batidora junto con los yogures. Mezcle hasta que se forme una crema. Retire la nata de la nevera, colóquela en una taza y bata a velocidad baja hasta que se empiece a montar. Añada el azúcar, dos cucharadas soperas cada vez, sin dejar de batir. Cuando las natas estén montadas reserve en la nevera. Hidrate la gelatina en cinco cucharas de sopa de leche. Después derrita la gelatina colocándola quince segundos en el microondas, o bien a fuego lento, pero sin que llegue a hervir. Si fuera necesario añada un poco más de leche. Mezcle la gelatina con la crema de caqui y por fin junte las claras envolviéndolo todo muy bien. Coloque en tazas y lleve a la nevera para que termine de enfriarse hasta el momento de servir.

El Café Inglés

Las mejores vacaciones que recuerdo fueron aquellas en las que participé en las excavaciones en el Castillo de Silves, Algarve. En opinión de algunos amigos aquello era cualquier cosa menos vacaciones, pero para mi significaba hacer algo que me gustaba. Era la oportunidad de hacer realidad un sueño de infancia trabajar en arqueología y además conocer otras personas de ese medio. A lo largo de esos veranos me levantaba temprano y disfrutaba verdaderamente a la vez que estaba centrado en lo que tenía que hacer. Después venían los descansos, cuando el grupo iba a comer al Café Inglés, un restaurante al lado del castillo donde el menú dependía de lo que acordábamos cada día y de la creatividad de la cocinera. Ya a la hora del postre si podíamos elegir de la carta de la cual se destacaba uno a base de galletas de almendra y amaretto y los bizcochos caseros. De estos recuerdo especialmente uno de plátanos que surgió un día como forma de gastar la fruta demasiado madura. Una verdadera delicia.

http://www.cafeingles.com.pt/

"Bizcocho de Plátano y Caramelo"

Nivel de dificultad:

Medio

Tiempo de elaboración:

30 min + 40 min

 

Ingredientes:

3 huevos

3 plátanos maduros (aproximadamente 300g)

125g de azúcar

150g de harina

15g de levadura

50g de aceite vegetal

1 yogurt natural

1 pizca de sal

Preparación:

Calentamos el horno a 180º. Untamos un molde rectangular con mantequilla y lo espolvoreamos con harina. Como alternativa podemos forrarlo con papel vegetal y untarlo con mantequilla. Batimos los huevos con la mitad del azúcar hasta que doblen su tamaño formando una crema. Trituramos los plátanos con el restante azúcar y el yogurt. Mezclamos la crema de plátano con los huevos removiendo con una espátula con movimientos envolventes para que no se baje la crema. Añadimos el aceite envolviendo bien y por fin la harina, la sal y la levadura, pasándola por un colador. Cuando esta última esté bien integrada con la crema colocamos la masa en el molde y lo horneamos de treinta a cuarenta minutos, o bien hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.

Mientras el bizcocho está en el horno preparamos la ganache de caramelo. Dejamos enfriar el bizcocho diez minutos sobre una rejilla antes de desmoldar. Decoramos con la ganache y un plátano cortado en círculos.

 

Ganache de Caramelo

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración

20 min

 

Ingredientes:

125g de chocolate para fundir

50g de azúcar

2 cucharas de sopa de agua

125g de nata para montar

1 cuchara de té de sal

20g de mantequilla sin sal

Preparación:

Parta el chocolate en pedacitos y reserve. Coloque el azúcar y el agua en una olla y deje caramelizar, sin remover, hasta que gane un color amarillo ámbar. Retire del fuego y añada la mitad de la nata. Cuando deje de hervir añada la restante nata y vuelva a calentar hasta que empiece a hervir ligeramente. Junte el chocolate y la sal y espere aproximadamente cinco minutos antes de remover para que forme una crema uniforme. Deje que se enfríe una a dos horas fuera de la nevera antes de usar.

Todos los Santos...

Cuando se acercaba el día de todos los santos acostumbramos ir al cementerio a limpiar las sepulturas de nuestros antepasados y colocar flores frescas… Para mí era el pretexto para salir a dar un paseo a pie y visitar el cementerio. Me gustaba caminar por sus calles observando las sepulturas más antiguas y los panteones familiares. Por fin colocábamos las flores, generalmente grandes ramos de crisantemos, en tonos de amarillo o lila. De los dulces de esa época solo tengo memoria de los “casamientos” de higos pasa y nueces y que encima no me gustaban. En casa no solíamos utilizar la calabaza en la cocina aún que de vez en cuando hubiera alguna, por lo general enorme y que terminaba invariablemente como decoración sin más. Confieso que sentía curiosidad por esas calabazas recortadas con una vela en su interior, pero parecía un desperdicio gastarla de esa manera. Por eso cuando encontré estos moldes no pude resistir a la tentación de hacer algo para Halloween

"Bizcocho de Calabaza y Nuez"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

30 min + 40 min

 

Ingredientes:

500g de calabaza

150g de azúcar

200g de nueces trituradas

350g de harina

200 ml de aceite vegetal

4 huevos

5 cucharas de café de canela

2 cucharas de postre de levadura

1 pizca de sal

Preparación:

Pese la calabaza y cuézala hasta que pueda pincharla con un pincho o tenedor, por lo general diez a quince minutos después de que el agua empiece a hervir. Escúrrala bien y triture. Triture también la nuez. Caliente el horno a 180º. Bata los huevos con el azúcar hasta obtener una crema blanquecina. Añada el aceite lentamente, sin dejar de batir. Junte la calabaza, la harina, la levadura, la canela, la sal y envuelva todo. Coloque en un molde untado con mantequilla y lleve al horno a una temperatura de 200º. Vigile la cocción, cuando al pinchar con un palillo este salga limpio apague el horno y deje enfriar encima de una rejilla. Generalmente tarda en cocerse treinta a cuarenta minutos.

 Nota: El tiempo en el horno depende del tamaño de los moldes. Puede decorar el bizcocho con un poco de azúcar glass o bien glasé con algún colorante, o incluso un ganache de chocolate.