Café con?

Un día de estos vi el comentario de una amiga, pastelera en Francia, indignada con el artículo de una periodista según la cual la buena repostería era la industrial. En su opinión la artesanal no tenia calidad y mucho menos presentación! Podría mencionar pastelerías y panaderías de Portugal  y incluso del extranjero que hacen dulces de muy buena calidad y me acordé de unas magdalenas que mi padre solía comprar en una panadería a la que surtía de huevos. Puede que no fueran bonitos, pero su sabor… Crecí rodeado del aroma de la cocina de mi madre y abuela y a café recién tostado que inundaba el recreo del colegio. Aprendí a disfrutar de la mezcla del sabor de este con muchos productos, sobretodo el chocolate y con esta receta quisiera prestar un sencillo homenaje a nuestros panaderos y reposteros.

"Magdalenas de Café y Chocolate"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

20min + 30 min

 

Ingredientes:

Ingredientes:

12 a 16 moldes de papel para magdalenas

250g de harina

2 cucharadita  de té de café soluble

1 cucharadita  de té de levadura

1/4 cuchara de té de bicarbonato

1 huevo

120 g de azúcar

125 g de mantequilla sin sal

125 g de yogurt griego natural

50 ml de licor de café

100 ml de leche

50 g de pepitas de chocolate

Preparación:

Caliente el horno a 180º mientras coloca los moldes de papel en una base metálica para cupcakes.  Mezcle la harina con la levadura, el café y el bicarbonato y reserve. Bata el huevo, y sin dejar de batir añada el azúcar, la mantequilla derretida, el yogur y por fin la leche y el licor. Junte la harina y las pepitas de chocolate y envuelva. Con una cuchara llene los moldes hasta dos tercios. Hornee cerca de veinte y cinco a treinta minutos. Deje que se enfríen cinco minutos antes de sacar las magdalenas.

Arrivederci Panna Cotta

En un restaurante italiano que no quiero situar, pero con un buen nivel, pedí en cierta ocasión  una Panna Cotta y la verdad es que no fue un postre que me llegara a convencer. La sirvieron sola y me pareció tan insípida que no me quedaron ganas de volver a repetir la experiencia. En los últimos meses he visto tantas alusiones a ella que he decidido darle otra oportunidad. ¡Perdón! Quería decir varias oportunidades ya que este asunto se convirtió en una cuestión de honor. No iba a permitir que un postre tradicional me dejara quedar mal. Lo primero buscar la receta y no iba a hacerlo en internet o revistas de cocina, iba a ir directamente a la fuente. Arremangue y fui a por mí ejemplar de “La Cuchara de Plata”, la biblia de la cocina italiana, en mi opinión una obra al nivel de nuestro “Livro de Pantagruel” o las “Mil Ochenta Recetas” de Simone Ortega. Lo que parecía una buena idea si la receta estuviera correcta acabó convirtiéndose en un dolor de cabeza. Seguí la receta paso a paso y  la Panna Cotta no terminaba de cuajar. En un principio pensé que algo había hecho mal y volví a repetirla una vez más pero no salía. Detalles como la cantidad y el tipo de gelatina, grados de hervor hacían toda la diferencia entre una semilíquida y una sólida. Unos litros de nata, leche, azúcar, vainilla, gelatina y muchas calorías después logré tocar casi la perfección. Una consistencia suave que le permitía mantener la forma sin que fuera demasiado rígida, sola o acompañada de una confitura estaba deliciosa y hasta hizo que cambiara de opinión llegando incluso a prescindir de la confitura. Quizás sea un cliché, pero todas las relaciones amorosas tienen un final. Desgraciadamente esta delicatesen tiene cantidad enorme de calorías y no es aconsejable para los que intentamos mantener un peso acorde con nuestra edad. Mientras escribo estas palabras noto como se me empañan los ojos y se me forma un nudo en el estomago y solo me queda decir…

“Arrivederci Panna Cotta”

"Panna Cotta"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

20 min. + 4 horas de refrigeración

6 personas

 

Ingredientes:

500 ml de natas para montar, 36% grasa

75 ml de leche

100 g de azúcar

1 vaina de vainilla

6 g de gelatina en polvo

Aceite para untar

6 moldes de acero de 160 ml

Preparación:

Coloque en una olla el azúcar y la nata. Haga un corte en la vaina de vainilla y con la punta del cuchillo saque las semillas y añada a los demás ingredientes. Caliente a fuego medio sin dejar de remover hasta que empiece a hervir. Apague el fuego en cuanto empiece a hervir. Junte la gelatina a la leche y remueva mientras la calienta hasta que se deshaga del todo sin que llegue a hervir.  Mezcle con la nata y coloque en los moldes que previamente ha untado con aceite. Enfríe en la nevera un mínimo de cuatro horas. Para desmoldar pase la punta del cuchillo entre la Panna Cotta y el molde y vuelque en el plato donde va a servir. Si no se soltara coloque un minuto en agua caliente, seque los moldes y deles la vuelta en el plato. Sirva acompañado de una mermelada.

 Nota: Puede servir la Panna Cotta en una taza o vaso, en cuyo caso no necesita untar.

Las gelatinas son sanas o no?

Las gelatinas son versátiles y poco calóricas  pero eso no significa que sean la elección más saludable para una comida o postre y si son de origen animal la cosa es más compleja… A la hora de elegir lo mejor es decantarse por gelatinas de origen vegetal. Si las consumimos con moderación no serán más dañinas que otros alimentos. Este postre requiere tiempo para que esté listo, no por su dificultad pero si para que el ponche gane sabor. Esta es la receta del ponche que suele servirse en las fiestas de Santa Ana la Real, Andalucía.

"Gelatina de Manzana y Ponche"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

30 min + 36 horas

 

Ingredientes:

400g de melocotón

350 ml de vino blanco

250 ml de agua

150g de azúcar

1 ramita de canela

10g de gelatina neutra, en polvo

85g de gelatina de manzana

500ml de agua

Espray desmoldante

1 molde rígido con capacidad para 1200 ml

Frutos rojos para decorar

Preparación:

Pele los melocotones y trocéelos en pedacitos pequeños. En una jarra con agua disuelva el azúcar, junte el vin, el melocotón y la ramita de canela. Remueva y deje en la nevera veinte y cuatro horas. Deshaga la gelatina de manzana en 250ml de agua caliente y añada 250 ml de agua fría. Pulverice el molde con el espray y coloque la gelatina. Lleve a la nevera para que se solidifique, dos a cuatro horas. Cuando se haya solidificado prepare la gelatina de ponche. Coloque medio litro de ponche en un cazo y caliente hasta que empiece a hiervir. Deshaga el contenido del sobre de gelatina neutra en un poco de ponche frio y añada al que sacó del fuego. Remueva y deje enfriar antes de colocar la mitad del ponche en el molde. Coloque los melocotones y cubra con el resto del ponche. Lleve a la nevera un mínimo de cuatro horas. Para desmoldar, coloque el molde en un recipiente con agua templada y deje de dos a tres minutos. Vuelque sobre un plato y espere unos minutos para que se suelte del todo. Retire el molde con cuidado y reserve la gelatina en la nevera hasta la hora de servir. Decore con frutos rojos.  

Nota: Al calentar el ponche este perderá un poco de alcohol, pero si pretende dar este postre a los niños lo mejor será hervirlo de cinco a diez minutos, enfriándolo un poco antes de añadirle la gelatina.

Loco por el chocolate

No logro entender como hay gente a la que no le gusta el chocolate. Sea chocolate de fundir. Con leche, con guindilla, con sal marina, etc. todos me encantan. Ya si hablamos de mousse la cosa cambia.  Me gusta una buena mousse que sea ligera, y a ser posible con contraste de sabores y hasta puede ser instantánea. Lo que no me gusta es que intenten venderme gato por liebre. En un prestigiado restaurante en Coimbra con una buena cocina  se me ocurrió pedir la mousse de chocolate que además estaba en la carta. Lo que me molesto no fue que fuera instantánea, sino que no tuvieran la honradez de avisar y peor aún cuando me pasaron la consumición. Hasta ese día no me había dado cuenta de que las mousses de paquete  estuvieran tan caras. Me acuerdo de mi tía haciendo una en casa con cantidad de mantequilla y que tenia que batir durante mucho tiempo. Lo que además cumplía religiosamente. Era una receta americana que supongo habría conseguido en La base aérea de Lages de las Azores. Esta receta que probé en casa de unos amigos es todo lo contrario, sencilla, ligera y sabrosa. 

"Mousse de Chocolate con Licor de Café"

Nivel de dificultad:

Muy Fácil

Tiempo de elaboración:

20 min.

 

6 personas

 

Ingredientes:

6 huevos

80g de azúcar

200g de chocolate para fundir

125g de mantequilla sin sal

 

Licor de café

Bizcochos de soletilla

 

Caliente un bol con agua y coloque sobre el una taza de cristal con el chocolate y la mantequilla. Mantenga a fuego medio hasta que se fundan, removiendo de vez en cuando. Mientras tanto bata las yemas con el azúcar hasta que dupliquen el volumen. Enfríe ligeramente el chocolate y junte a la crema sin dejar de batir. Añada una pizca de sal a las claras de huevo y monte a punto de nieve. Envuelva con la crema. Lleve a la nevera para enfriar. Justo antes de servir trocee unos bizcochos de soletilla y riegue con un poco de licor de café. Coloque una cuchara de mousse en cada taza y encima los bizcochos. Cubra con otra cucharada de mousse y decore con nueces troceadas o pasas sultanas sin pepitas.

Gelatinas

Las gelatinas son uno de los postres mas sencillos y además tienen muchos nutrientes y poco azúcar. Creo que no me equivoco cuando digo que le gusta a todos los niños e por lo general en las fiestas de aniversario no suele faltar. Me sigue gustando a pesar de que ya soy mayorcito, aún que no la prepare habitualmente por pereza! No deja de ser ridículo que gaste horas haciendo otros postres y no gaste quince minutos para hacer este que es mucho mas sano. Al pensar en un postre de verano se me ocurrió la mousse de turrón y me pareció que quedaría bien acompañada de gelatina. En términos visuales y de sabor me gustó y a mis amigos les encantó!

"Mousse de Turrón con Gelatina"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

30 min + 180 para enfriar

 

6 a 8 personas

 

Ingredientes:

1 bolsita de gelatina de naranja, (85g)

500 ml de água

250 g de turrón de Jijona

3 huevos

200 ml de yogurt griego natural

1 cuchara de sopa de Amaretto

Sal

Crocante de almendra

Hierbabuena

 

Preparación:

Prepare la gelatina disolviendo el contenido del sobre en doscientos cincuenta mililitros de agua caliente, nunca hirviendo. Una vez disuelta añada la misma cantidad de agua fría. Coloque en tazas o vasos. Lleve a la nevera para que se enfríe, durante treinta a cuarenta minutos. Mientras tanto prepare la mousse. Trocee el turrón y coloque en una batidora de vaso con el yogurt, las yemas y el Amaretto. Añada una pizca de sal a las claras y monte a punto de nieve. Mezcle las claras con la crema con movimientos envolvente de abajo arriba. Distribuya la mousse por las tazas y reserve en la nevera hasta el momento de servir. Decore con crocante de almendra y una ramita de hierbabuena.

Nota: Si va a servir el postre a niños no añada el Amaretto.

Higos y chocolate

Es una mezcla que jamás me pasaría por la cabeza si no hubiera comprado por navidad hace años  una caja de higos cubiertos de chocolate. La verdad es que fue una de esas compras compulsivas mientras compraba turrones y dulces para incluir en la cesta. Por alguna razón me quedé con ellos y terminé probándolos. No me gustaban los higos y confieso que dudaba bastante de que fuera capaz de comerlos, pero la combinación me gustó! Estamos en plena temporada de higos y me acordé de esta fusión que resultó ser un postre agradable.

"Tarta de Chocolate con Higos"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

40 min + 40 min

 

Ingredientes:

1 e ½ vaina de vainilla

30 g de Maicena

80 g de azúcar glas

350 ml de leche

4 yemas

35 g de mantequilla

250 g de chocolate  negro para fundir

260 g de hojaldre

500 g de higos

Preparación:

Coloque la maicena y la mitad del azúcar en una olla. Añada la leche y remueva con un batidor de varillas. Parta las vainas de vainilla por la mitad extraiga las semillas y añada ambas a la leche. Caliente a fuego lento hasta que empiece a hervir. Apague el fuego y retire las vainas. En un bol mezcle las yemas con el azúcar restante durante tres minutos y añada la leche sin dejar de remover. Júntelo a la  crema y vuelva a calentar hasta terminar de cocer, tres a cinco minutos, sin dejar de remover. Retire del fuego, cambie a un bol y enfríela  ligeramente en una fuente con agua fría o hielo. Añada la mantequilla que ha de estar a temperatura ambiente y vuelva a mezclar bien. Por fin añada en dos o tres veces el chocolate troceado removiendo hasta que se disuelva del todo. 

Tienda el hojaldre y cubra con él un molde de tarta cortando el excedente con un cuchillo. Cubra la base con la crema y decore con medios higos, partiendo del exterior hacia el centro. Lleve al horno que previamente ha calentado a 180º, suba la temperatura a doscientos y  deje cocer entre treinta a cuarenta minutos. Retire cuando vea que los bordes de la tarta están dorados.

Nota: Cuando queden alrededor de diez minutos para retirarla del horno puede espolvorear con azúcar moreno.

Los "Bolos de Arroz" portugueses.

En la pastelería por debajo de casa hacían una especie de magdalenas cilíndricas, envueltas en tiras de papel que había que quitar con cuidado para acabar de comerlos, eran los “Bolos de Arroz”. La parte de arriba tenía una costra de azúcar crujiente y la masa un sabor característico que me encantaba. Ya van lejos los días de gloria de ese pastelito. Se ve muy poco en cafés o pastelerías y la verdad es que las veces que lo probé no tiene el mismo sabor. Busqué la receta original en la "Biblia" de la cocina portuguesa, “El libro de Pantagruel”, y en otros libros sin que la encontrara hasta dar con en el blog "Outras Comidas" de Luís Pontes. A partir de ahí y como mi idea era preparar una tarta rellena de crema en lugar de magdalenas, hice cuentas reduciendo cantidades y rebajando bastante el azúcar intentando que no perdiera el sabor de siempre.

"Bizcocho de Arroz con Crema y Melocotón"

Nivel de dificuldade:

Fácil

Tiempo de elaboración:

30 min + 40 min

 

Ingredientes:

Para el bizcocho:

150 g de azúcar

250 g de harina de trigo

125 g de harina de arroz

125 g de mantequilla sin sal

16 g de levadura

5 huevos

120 ml de leche

Ralladura de limón

 

Para la crema:

1 yogurt natural

125 g de queso de untar, light

25 g de azúcar

420 g de melocotón en almíbar

 

Mezcle el azúcar con la mantequilla que ha de estar a temperatura ambiente, hasta formar una crema. Añada los huevos y la leche y siga batiendo. Por ultimo junte las harinas, la levadura y la ralladura de limón. Envuelva todo y coloque en un molde de fondo desmontable, forrado con papel vegetal y untado con mantequilla. Lleve al horno que previamente ha calentado  a 200º hasta que se cueza. Cuando el bizcocho empiece a subir y aún antes de que empiece a ganar algún color, espolvoree con azúcar para que se quede con una costra crujiente. Mientras se termina de cocer prepare la crema mezclando el yogurt con el queso y el azúcar y reserve en la nevera. Retire el bizcocho del horno y deje que se enfríe sobre una rejilla. Corte el bizcocho por la mitad formando dos discos. Con una cuchara empape ambos, a gusto, con el almíbar del melocotón. Cubra la base del bizcocho con la crema que ha preparado y cubra con trocitos de melocotón. Por ultimo coloque el disco superior y reserve en la nevera, tapado para que no se seque demasiado, hasta el momento de servir. 

Cocktails y mousses

No tengo ni tiempo ni ganas de acercarme a la cocina y qué decir del horno. Pero cuando uno es goloso esto representa un problema ya que de vez en cuando me apetece un dulce. Medité sobre el asunto y me pareció que la solución a mi problema podría estar en las mousses.  Los cocktails de verano fueron la fuente de inspiración para esta mousse de piña colada. No es demasiado dulce y sacia hasta los más exigentes!

"Mousse de Piña Colada"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

30 min + 120 min 

 

6 personas

 

Ingredientes:

400 g de piña escurrida

400 ml de leche de coco

100 g de azúcar

10 g de gelatina en polvo

2 cucharas de sopa de ron

200 g de yogurt griego natural

175 ml de almíbar

Para decorar:

Chocolate negro

Hierbabuena

Preparación:

Escurra la piña y corte en pedazos pequeños, reservando 175 ml de almíbar para hidratar la gelatina. Coloque la piña, la leche de coco y el azúcar en una olla y caliente a fuego medio durante quince minutos, sin dejar de remover. Triture con la turbomix y siga removiendo en el fuego hasta que hierva ligeramente. Retire y deje que se enfríe. Puede colocar la olla en una fuente con agua fría. Cuando esté templada hidrate la gelatina en el almíbar y mezcle con la crema, removiendo bien para integrar. Coloque en tazas o vasos y reserve en la nevera dos horas o hasta que se solidifique. Decore con laminas de chocolate y una ramita de hierbabuena.

Los moldes NordicWare y la tarta de cumpleaños

 

Descubrí los moldes NordicWare en una tienda online. Son preciosos y las tartas espectaculares. Me arriesgué y compré un par, que inevitablemente acabaron olvidadas en la despensa. Un día decidí a probar una sin estar del todo seguro de cómo iba a  desmoldar el bizcocho… Menos mal que durante ese tiempo leí algunas cosas sobre ellas, incluidas las instrucciones… Y el resultado me sorprendió! Entonces que mejor regalo para celebrar el primer año de “luissweetkitchen” que otro molde? Sin embargo tenía un problema mayor y era la tarta. Quería hacer algo distinto pero que a la vez se adaptara a ese tipo de moldes. Miré en los libros, en internet pero no terminaba de decidirme, hasta que encontré una receta de un bizcocho de turrón de Alicante. No la conocía ni de oídas, pero tampoco me sorprendió ya que había comprado turrón para hacer alguna receta dulce o salada. 

"Bizcocho de Turrón con Glaseado de Chocolate"

Nivel de dificultad:

Medio

Tiempo de elaboración:

30 min + 40 min 

 

Ingredientes:

150 g de turrón de Alicante 

200 g de harina con levadura

4 huevos (tamaño M)

100 g de yogurt griego

100 g de aceite vegetal

Ralladura de medio limón grande 90 g de azúcar

16 g de levadura

1 pizca de sal

Preparación:

Retire el turrón de la nevera, parta en trocitos y triture  con el procesador. Bata los huevos con el azúcar hasta que doblen el tamaño. Sin dejar de batir añada el yogurt, la ralladura de limón y el aceite vegetal. Después junte la harina, la levadura y una pizca de sal. Siga batiendo y añada el turrón. Coloque en un molde untado con mantequilla y hornee cuarenta minutos a 180º. Retire cuando esté cocido. Deje enfriar diez minutos sobre una rejilla, antes de desmoldar.

 

Glaseado de chocolate:

 

Ingredientes:

 

2 cucharas de sopa de azúcar

 

150 g de chocolate negro

 

120 ml de agua

 

Preparación

Coloque el agua y el azúcar en un cazo y caliente sin dejar de remover, hasta que se espese. Trocee el chocolate y derrítalo al baño María colocando una fuente dentro de un recipiente con agua hirviendo. Cuando el chocolate se haya derretido junte lentamente y sin dejar de remover el  caramelo. Cubra el pastel  antes de que se enfríe. 

 

 

Requesón y aguamiel

Mi primera vez con el requesón no fue buena! A mi padre le encantaba el requesón casero con aguamiel. La verdad es que aquello tenía una pinta excelente y un día decidí pedirle a mi madre que me preparara un poco para probarlo… ¡A partir de ese momento  era oficial no me gustaba el requesón! Pero como dijo en su día el abad de Priscos, considerado por muchos el mayor gastrónomo portugués del siglo XIX, a su majestad el rey D. Luís, “todos comen paja, señor, la cuestión es saber dársela”. Probé hace años el bizcocho de requesón que la madre de un amigo hizo y no lograba parar. No tengo ya presente el sabor, pero como me gustó tanto le pedí la receta. Eso si en cuanto vi la cantidad de mantequilla que llevaba se me quitaron las ganas de hacerlo. En esta receta cambié algunos ingredientes, y cantidades pero el producto final salió ganando.

"Tarta de Requesón"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

30 min + 40 min

 

Ingredientes:

250 g de requesón

6 huevos

150 g de azúcar

125 g de harina auto leudante

Ralladura de 1 limón

1 cuchara de té de canela molida

½  taza de aceite vegetal

1 cuchara  de café de levadura

Mantequilla o margarina para untar el molde

Para el chantilly:

200 ml de natas para montar

¼ de taza de azúcar

Frezas para decorar

Preparación:

Aplaste bien el requesón y reserve. Forre la base del molde con papel vegetal. Unte el molde con mantequilla. Bata los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina. Tamice la harina, la levadura y la canela sin dejar de batir. Enseguida junte el requesón, la ralladura de limón y por fin el aceite vegetal. Coloque en el molde y lleve al horno que ha precalentado a 180º, durante cuarenta minutos aproximadamente, o bien hasta que al pinchar con un palillo este salga seco. Retire del horno y deje que se enfríe sobre una rejilla. Cuando esté bien frio prepare la nata montada. Bata las natas, que ha guardado en la nevera, y cuando empiecen a montar junte el azúcar poco a poco. Corte el bizcocho en dos partes iguales. Cubra la primera mitad con la nata, reservando un poco más de la mitad para decorar la tarta. Coloque la parte de arriba del bizcocho, cubra con el resto de la nata y decore con fresas.. Reserve en la nevera hasta el momento de servir.

Nota: Si decide hacer el bizcocho en dos moldes del mismo tamaño debe de dividir la masa entre los dos. Puede utilizar “Natafix” de Dr. Oetker para lograr que la nata se monte antes y quede más firme. En esta receta utilicé moldes desmontables de 26 cm de diámetro, y por eso hice una receta y media..