Refugio "Des Mottets"

El Tour del Mont Blanc fue una experiencia inolvidable. Resulta difícil describir las emociones que sentí mientras caminaba por la montaña, “saltando” de un país a otro. De pronto parecía que caminaba por el Tíbet, cruzándome  con porteadores y caballos o mulas cargados, o un paisaje lunar cuando al cabo de unas horas bajaba laderas que formaban un enorme desierto de piedras sueltas, mientras vislumbraba a lo lejos puntos de color, otros elementos del grupo que se habían adelantado. Glaciares, bosques, y paisajes a perder de vista. Un estilo de vida muy distinto de lo habitual, en que me levantaba a las cinco de la mañana  y me acostaba a las ocho y media de la tarde. Durante el día la comida consistía  en lo que había comprado en los refugios donde habíamos pernoctado y algo de fruta, si por casualidad pasábamos por algún pueblo. Por la tarde nos esperaba una ducha  y una cena caliente en el siguiente refugio y fue en el de “Les Mottets”, Francia, donde comí una deliciosa sopa de vegetales acompañada de queso curado. Ese recuerdo de la sopa con tropezones de queso sigue persiguiéndome y me ha inspirado para esta receta.

 

"Crema de Verduras con Crocanti de Calabacin y Queso"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

30 min. + 40 min.

4 personas

 

Ingredientes:

600g de calabaza

250g de patata

200g de nabo

150g de tomate

150g de cebolla

60g de puerro

1 e 1/2 litros de água

3 c/sopa de aceite de oliva

Sal

Pimienta

1 calabacín

Queso para gratinar

 

Preparación:

Lave y pele todos los vegetales que va a utilizar para la sopa. Retire las semillas al tomate. Córtelos todos en pedacitos pequeños y colóquelos en una olla con aceite. Tape y deje sudar, removiendo de vez en cuando, durante veinte minutos. Cubra con agua hirviendo y vuelva a tapar. Una vez cocidos triture con la túrmix y sazone de sal.

Mientras la sopa termina de hacerse, haga espirales de calabacín con un cortador en espiral. Colóquelas en un escurridor y espolvoree con un poco de sal que va a ayudar a perder un poco de agua. Déjelas escurriendo al menos media hora. Seque las con un paño o papel de cocina. Forre una bandeja de horno con papel vegetal y haga montoncitos de calabacín, sazone con sal y pimienta. Cubra con queso para gratinar, u otro a su gusto, y cubra con papel vegetal, aplastando para formar pequeñas pizzas. Hornee veinte o treinta minutos o hasta que estén  crujientes. A mitad de ese tiempo déles la vuelta. Deje que se enfríen y sirva con la sopa.

Sopas e caldos...

Como todos los críos a mi no me gustaba demasiado la sopa, pero como no podía elegir tenía que comerla! Una por la cual no me moría de amores y me costaba bastante era el caldo de gallina. Si pueden imaginen lo que era terminar comiéndola ya fría, tanto enredaba para intentar librarme… Con el tiempo acabé aprendiendo que estaba muy buena caliente… El caldo de perdiz lo probé en la boda de una de mis primas y la verdad es que estaba muy bueno. Las perdices no son un ave que se encuentre con facilidad, probé a encargarlas en mi carnicería, busqué en supermercados y por fin terminé encontrándolas en Navidad en una tienda de congelados.

"Caldo de Perdiz"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

50 min

4 personas

 

Ingredientes:

2 perdices

1 cebolla media

Agua

Sal

100g fideo fino

Hierbabuena

Preparación:

Si fuera necesario chamusque ligeramente las perdices para eliminar los restos de plumas. Retire las vísceras y lávelas debajo del grifo. Colóquelas en una olla con la cebolla y agua suficiente para cubrirlas. Hierva a fuego lento cuarenta minutos. Retire las perdices y deshuese. Reserve. Filtre el caldo y vuelva a llevar al fuego con cien gramos de fideos y hierva diez minutos. Sirva el caldo acompañado de pedazos de perdiz y una ramita de hierbabuena. 

Aquella calabacita…

Estamos en plena temporada de calabazas y en los pueblos es común que alguien las cultive y regale alguna de vez en cuando. En un primer momento nos sentimos muy honrados y hasta agradecidos, es estupendo que se acuerden de nosotros verdad? Al cabo de unos días o semanas empezamos a mirar la calabaza con otros ojos, y preguntándonos que podemos hacer con ella. Una vez abierta no queda otra que gastarla lo más rápido posible… Mermeladas, tartas, sopas, asada… tantas y tantas cosas que se pueden hacer además de buscar un hueco en el congelador… 

"Sopa de Calabaza y Curry"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

60 min

4 personas

 

Ingredientes:

1 kg de calabaza

170g de cebolla

200 ml de leche de coco

1 cuchara de té de curry

1 cuchara de té de jengibre

Aceite de oliva

4 cucharas de sopa de pipas de calabaza

2 cucharas de sopa de plátano deshidratado

2 cucharas de sopa de miel

Sal

Pimienta

 

Preparación:

Abra la calabaza, limpie bien de semillas y parta en trozos pequeños. Coloque sobre una fuente de horno untada de aceite con la corteza hacia abajo. Hornee durante cuarenta a cincuenta minutos o bien hasta que esté cocida. Pique la cebolla y poche con un poco de aceite, hasta que esté transparente. Con una cuchara separe la pulpa de la corteza de la calabaza y júntela a la cebolla. Añada la leche de coco, el curry e el jengibre y triture hasta formar una crema. Cocine 15 minutos a fuego lento. Si la crema está demasiado espesa puede añadir un poco de agua o leche. Mientras termina la sopa caliente un poco de aceite en una sartén. Coloque las pipas de calabaza y remueva hasta que empiecen a abrirse. Baje el fuego, coloque el plátano deshidratado, añada la miel y espolvoree con un poco de sal y pimienta. Retire y esparza en un plato o bien un trozo de papel vegetal. Sirva la crema caliente acompañada con este topping.

Melón y compañia!

Una fruta que siempre me he negado a comer es el melón. Si me preguntan por qué les diré que no me gusta, pero no me acuerdo de haberlo probado alguna vez para llegar a esa conclusión. Una noche fui a cenar con mi hermano y su novia a casa de nuestra tía y de postre sirvió una ensalada de melón con cerezas en almíbar. Intenté decir que no me gustaba el melón pero no me valió de nada y tuve que comer mi porción. Eso sí, entre cada bolita de melón iba una cereza... Ya con el melón chino pasaba lo mismo. Lo compraba para mi abuela y en alguna ocasión llegué a decirle que olía de maravilla, pero ni pensar en probarlo. Mientras buscaba sopas frescas me encontré con esta de melón y decidí probar con el melón chino porque además de ser más pequeño y controlar mejor las cantidades había más probabilidades de que fuera dulce.

"Sopa Fría de Melón"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

15 min + 120 min

 

4 personas

 

Ingredientes:

600 g de melón’

250 g de yogurt griego natural

Sal

Pimienta

Aceite de oliva

Hierbabuena

Taquitos de jamón

Preparación:

Limpie el melón de piel y semillas y corte en pedazos pequeños. Triture en la batidora de vaso. Añada el yogurt y mezcle hasta que se integren todos los ingredientes. Sazone con un poco de sal y pimienta. Reserve en la nevera hasta el momento de servir. Antes de servir caliente una sartén sin añadir ninguna grasa y fría ligeramente unos taquitos de jamón dos minutos máximo.  Decore con unas hojas de hierbabuena, los taquitos de jamón y unas gotitas de aceite de oliva.

Nota: la cantidad de melón que utilicé fue de cuatrocientos gramos, después de limpiar pieles y semillas. Si la sopa queda demasiado espesa puede diluirla con un poco de leche desnatada.

Sopas o zumos?

Con el verano llega el calor y no apetece meterse en la cocina. Cambiamos a una dieta líquida acompañada de algunos platos fríos, pero no estaremos descuidando nuestra alimentación? No apetece ni hablar de recetas elaboradas y qué decir de las sopas… Este plato es una especie de hibrido entre la sopa y el zumo. Se guarda en la nevera y lo podemos tomar a cualquier hora del día.

"Sopa Fría de Zanahoria, Naranja y Jengibre"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

30 min

4 personas

 

Ingredientes:

500 g de zanahorias

1 cebolla media

1 diente de ajo

1 cuchara de postre de jengibre molido

Aceite de oliva

Sal

300 ml de agua

Zumo de cinco a seis naranjas

Preparación:

Pique la cebolla y el ajo y rehogue con un poco de aceite. Pele las zanahorias y corte en rodajas finas. Añada a la cebolla y deje que se hagan un poco, alrededor de cinco minutos, antes de juntar el agua, preferentemente caliente si desea acortar el tiempo de elaboración. Exprima las naranjas y reserve el zumo. Una vez que las zanahorias estén cocidas, (alrededor de veinte minutos), adicione el jengibre y la sal y triture. Deje que se enfríe un poco antes de añadir el zumo de naranja. Pase la mezcla por un chino para confirmar que no queda ningún trozo sin triturar y reserve en la nevera hasta la hora de servir.

Nota: La cantidad de zumo o agua depende de la consistencia que prefiera para la sopa.

El caldo verde, la sopa de Portugal!

Esta sopa tiene sus orígenes en el norte del país sin embargo hace mucho que se consume un poco por todos lados. En casa por ejemplo siempre la comimos incluso mi padre al que no le gustaban lo más mínimo las hortalizas. Hoy en día es uno de los platos que podemos encontrar en una fiesta de cumpleaños o incluso como tentempié después de las campanadas de fin de año.

"Caldo Verde"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

60 min

 

6 personas

 

Ingredientes:

600 g de patatas

1 cebolla grande

2 dientes de ajo

300 g de col gallega (col rizada)

2 litros de agua

Chorizo o salpicón

Cilantro, opcional

Aceite de oliva

Sal

Preparación:

Ponga el agua a calentar mientras pela y trocea las patatas, la cebolla y el ajo. Cueza con un poco de aceite durante veinte minutos. Mientras lave bien la col gallega y corte en juliana muy fina. Coloque en una fuente con agua hasta el momento de añadir al puré. Triture las patatas y la cebolla y ajo y junte la col. Sazone con un poco de sal tape y deje que termine de cocer a fuego lento. Remueva de vez en cuando para que no se agarre al fondo de la olla. 

Sirva acompañado con rodajas muy finas de chorizo o salpicón y un chorrito de aceite de oliva.

Nota: si le gusta el sabor del cilantro añada un poco de cilantro fresco, recién picado poco antes de retirar la sopa del fuego.

Sopa de cazón sin cazón...

En casa hacían esta sopa que de cazón solo tenía el nombre, porque a nadie le gustaba. Era el cilantro y el vinagre lo que le daba todo el sabor. A mí me gustaba esta crema y el pan remojado. Mucho tiempo después llegué a probarla con el cazón y me gustó sobre todo porque este apenas tiene espinas!

"Sopa de Cazón"

Nivel de dificuldad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

30 min.

 

2 personas


Ingredientes:

600 g de cazón

3 dientes de ajo

1 manojo de cilantro

4 cucharas de sopa de harina

3 a 4 cucharas de sopa de vinagre de vino blanco

1000 ml de agua

1 hogaza

Sal

Aceite de oliva

Preparación:

Cueza el cazón quince a veinte minutos en agua hirviendo con un chorro de aceite. Pique el cilantro, añada los ajos y la sal y haga un machado con el mortero. Deshaga la harina con el vinagre y un poco de agua caliente. Retire el cazón y junte la mezcla de harina y vinagre al caldo removiendo hasta que se mezcle del todo. Añada el machado. En una fuente coloque rebanadas de pan, cubra con el caldo y junte el cazón.

Nota: Puede cambiar ligeramente la cantidad de cilantro y vinagre a su gusto.

Nabos

Siempre comimos nabos en casa. En la sopa no podían faltar, o bien el en cocido. Pero hasta ahí llegaba la cosa. A mucha gente no le gusta. Es verdad que hay algunos que tienen un ligero amargor, pero después tampoco se nos ocurre nada más donde usarlos. Un día de estos los vi con tan buena pinta en el supermercado que decidí probar a hacer una sopa de nabo y la verdad es que me sorprendió!

"Crema de Nabo"

Nivel de dificultad:
Muy fácil
Tiempo de elaboración:
40 min.

6 personas

 

Ingredientes:

500 g de nabo

250 g de patata

1 cebolla

2 dientes de ajo

Aceite de oliva

Sal

Preparación:

Pele la cebolla córtela en juliana fina y pique los ajos. Rehogue con un poco de aceite, removiendo de vez en cuando para que no se queme. Mientras tanto pele y corte los nabos y las patatas en cubitos. Añada a la cebolla y tape, dejando diez a quince minutos a fuego lento para que suden. Junte alrededor de litro y medio a dos litros de agua y espere que terminen de cocerse. Pique con la turbomix y sazone de sal. Si fuera necesario añada un poco más de agua. Sirva caliente con picatostes.