Mi salvador, el atún en conserva!

No conozco ningún niño al que no le guste el atún en conserva, por lo menos en casa. Habitualmente la comida de los viernes eran patatas y huevos cocidos y, si teníamos la suerte de acompañarlo con una lata de atún “Bom Petisco”, era un lujo. Aún hoy en día es un producto que no suele faltar en mi despensa. Evidentemente no lo como todas las semanas, pero más de una vez me ha salvado alguna comida. Pensé hacer una lasaña de vegetales a la que añadí atún. Un plato muy sencillo que podemos precocinar e incluso congelar, llevándolo al horno entre cincuenta a sesenta minutos antes de servir.

"Lasaña de Atún y Vegetales"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

30 min + 60 min

 

6 personas

 

Ingredientes:

1 cebolla média

2 dientes de ajo

700 g de calabacín

350 g de pimiento rojo asado

650 g de atún escurrido

60 g de pasas sultanas sin pepitas

4 tomates canarios

Queso para gratinar

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

 

Preparación:

Pique la cebolla y los ajos y en una sartén, con una cucharada de aceite, rehogue a fuego lento. Deshaga el atún, sazone con un poco de sal y mezcle con la cebolla y el ajo rehogados. Corte el calabacín en láminas de cinco milímetros aproximadamente. Unte el fondo de una fuente con un poco de aceite y cubra con una capa de calabacín. Salpimentar y cubrir con el atún y esparcir unas pasas encima. Cubra con el pimiento rojo, abierto. Vuelva a cubrir con calabacín. Repita todo el proceso, terminando con rodajas de tomate en vez del pimiento. Esparza orégano y, por último, el queso. Tape con papel de aluminio e hornee a 200º entre cincuenta a sesenta minutos. Retire el papel de aluminio cuando quedan diez minutos para sacarlo del horno.

La joven de la pescaderia

El otro día fui al súper y me encontré a una de mis vendedoras favoritas. Me encanta hablar y no pierdo la oportunidad. Después de saludarnos me recordó que había una oferta en pescadería. La verdad es que no pensaba comprar nada allí pero quien se resiste a esa palabra mágica, “oferta”… Como ya conoce mis gustos me aconsejó un mero de un kg y medio más o menos. Mi duda era que podía hacer con el aparte de una buena de sopa con pasta. Me comentó que había preparado unos lomos con semillas de sésamo y que a todos en su casa les había encantado. La idea me pareció interesante, además podía aprovechar el resto del pescado para preparar un “fumet”. Sin embargo a medida que lo pensaba me inclinaba cada vez más para un crujiente de mostaza. Por fin terminé agarrando las dos ideas y como no hay que complicarse la vida acompañe este plato con puré instantáneo, eso si preparado con mantequilla, leche y nuez moscada.

"Lomo de Mero con Sésamo y Salsa de Mostaza y Miel"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

30 min

 

2 personas

 

Ingredientes:

2 lomos de Mero

Semillas de sésamo

Sal

Pimienta

Aceite de oliva

Tomate sherry

Para la salsa:

2 cucharas de postre de mostaza de Dijon

2 cucharas de postre de miel

Zumo de un limón

Preparación:

Limpie el pescado de espinas y sazone por ambos lados con sal y pimienta. Cubra con semillas de sésamo. Prepare la salsa de mostaza y miel mezclando en una taza el zumo de limón, la mostaza y la miel. Remueva hasta que se integren del todo. En una sartén caliente una cuchara de aceite de oliva. Coloque los lomos con la piel para abajo y deje que se hagan a fuego medio durante cinco minutos antes de darles la vuelta y espere cinco minutos. Mientras prepara los lomos caliente el grill con un poco de aceite de oliva y disponga los tomates sherry. Deles la vuelta de vez en cuando hasta que vea que están en su punto. Sirva con puré de patata.

Los buñuelos de la abuela

A mi abuela le encantaba el pescado! Frito, asado, cocido, incluso medio oculto por algún que otro ingrediente. A veces cuando llegaba a su casa la encontraba entretenida en la cocina preparando unos buñuelos de bacalao. Reconozco que recién hechos no estaban  mal, pero es que a mí el pescado… Hace como dieciséis años estaba yo en Lisboa cuando fui a cenar con unos amigos a un restaurante en el barrio de Laranjeiras. Era uno de aquellos restaurantes pequeños pero agradables. No sé que me pasó por la cabeza pero pedí unos buñuelos de bacalao con arroz de alubias y que cosa más buena. La combinación de estos dos platos era algo extraordinario y comí por pura gula. Después de eso algunas veces intenté hacer el arroz en casa, pero no salía bien. Algo parecido a un arroz seco al que le han echado unas alubias… No lo recomiendo. Pero esta vez me empeñe un poco más encontré la receta y sin duda a la abuela le gustaría esta fusión!

"Buñuelos de Bacalao con Arroz de Alubias"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

40 min

4 personas

 

Arroz de Alubias

Ingredientes:

Aceite de oliva

1 cebolla media

1 diente de ajo

1 hoja de laurel

2 tomates maduros

60 ml de vino blanco

1 taza de arroz bomba

2 e 1/2 tazas de agua

Sal 

Pimienta

400 g de alubias rojas cocidas

Cilantro

Preparación:

Pique la cebolla y el ajo. Rehogue con un poco de aceite y la hoja de laurel. Junte el tomate pelado y sin semillas, cortado en trocitos. Remueva de vez en cuando hasta que el tomate esté cocido. Añada el vino, las alubias y el agua. Cuando hierva junte el arroz, la sal y la pimienta. Tape y deje que se haga a fuego lento. Sirva caliente salpicado de cilantro fresco picado.

Si necesario añada un poco más de agua ya que queremos un arroz caldoso.

 

Buñuelos de Bacalao

Ingredientes:

220 g de harina

Agua

2 huevos

250 g de bacalao desmenuzado

1 cebolla pequeña

Perejil fresco

Pimienta

Sal

Aceite vegetal para freír

Preparación:

Mezcle la harina con pequeñas cantidades de agua, las suficientes para obtener una crema sin que sea demasiado liquida. Añada los huevos batidos, la cebolla y el perejil picados y el bacalao. Sazone con sal y pimienta. Caliente bien el aceite y eche una cuchara de crema de cada vez, friendo hasta que se dore por todos lados. Escurra y coloque sobre papel absorbente para retirar el exceso de grasa. Sirva caliente acompañado del arroz de alubias.

 

Las patatas aplastadas

Hay momentos que pese a los años no olvidamos. Por ejemplo la vez que mi hermano al volver a casa por vacaciones, comentó que había comido un bacalao excelente en Coimbra, con la particularidad de que las patatas que lo acompañaban eran aplastadas, a puñetazos. Esa imagen de las patatas me quedó dando vueltas en la cabeza. Años más tarde comí un “Bacalao à Lagareiro” en un restaurante de Peniche, “A Tasca do Joel”, que estaba delicioso y además venia acompañado con las patatas  aplastadas. Patatas esas que por cierto estaban para comer y comer!

Esta receta es muy sencilla y si tenemos la oportunidad de asar el bacalao en un horno de leña gana en sabor!

"Bacalao con Patatas Aplastadas"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

40 min

4 personas


Ingredientes:

4 lomos de bacalao

1 cebolla

5 dientes de ajo

1 hoja de laurel

700 g de patatas jóvenes pequeñas

Aceite de oliva

Sal


Preparación:

Pique la cebolla y los ajos. Lave bien las patatas y colóquelas en una fuente con un poco de aceite en el fondo. Lleve al horno hasta que se asen, aproximadamente veinte minutos. Una vez asadas con el dorso de una cuchara aplástelas ligeramente. En una sartén caliente un poco de aceite con la mitad de los ajos hasta que estos se doren, reserve. Coloque la cebolla, los restantes ajos y el laurel partido, en el fondo de una fuente de horno. Disponga los lomos sobre ellos. Riegue con un poco de aceite y hornee aproximadamente doce minutos. Poco antes de retirar el bacalao, coloque las patatas en la fuente, riegue con el aceite y ajo y espolvoree con un poco de sal. Sirva caliente.

Rape

No puedo decir que me encante el pescado o siquiera el rape. De vez en cuando lo como generalmente en un arroz caldoso. Conozco otra receta en la “cataplana” pero la cosa quedaba por ahí.  Sin embargo había comprado estos centros congelados y había que gastarlos. Me apetecía algo distinto y se me ocurrió hacerlo en el horno, pero la verdad es que no me convenció lo más mínimo. Olvidé esa receta pero decidí probar otra vez y al ver los ingredientes que tenía en la cocina se me ocurrió probar con leche de almendras y cebolla blanca que es más dulce. Y ahora si, he decir que me salió muy bueno!

"Rape con Almendras"

Nivel de dificultad:
Fácil
Tiempo de elaboración:
30 min

4 personas

 

Ingredientes:

600 g de lomo de rape

1 limón

3 cebollas blancas

500 ml de leche de almendra

Almendra laminada

600 g de patata pequeña

Pimentón dulce

Aceite de oliva

Sal

Preparación:

Antes de empezar a preparar el plato riegue el rape con el zumo de limón y sazone con un poco de sal. Lave muy bien las patatas y cueza con la piel en agua hirviendo durante veinte minutos. Pique las cebollas y rehogue a fuego lento en un poco de aceite de oliva con cuidado para que no se quemen. Cuanto estén translucidas coloque los lomos de rape dándoles la vuelta para sellarlos. Pasados cinco minutos añada la leche de almendra. Tape y deje cocer diez minutos. En una sartén tueste las almendras removiendo para que no se quemen. Retire el rape y triture la salsa. Rectifique de sal. Pele las patatas aún mientras están calientes. Espolvoree con pimentón y sirva el rape regado con la salsa y las almendras. 

Estofados

Que puede haber mejor para una comida o cena que un estofado? Ya sea de carne, pescado o incluso vegetariano. Me encanta mojar el pan en aquella salsa espesa y sabrosa. Causalmente no es un plato que suela hacer, pero como tenia en casa unas tiras de pota congeladas y no me apetecía más arroz por lo menos como plato fuerte. Pensé hacerlas con una salsa de mostaza, pero a medida que iba cocinando y metiendo ingredientes me di cuenta de que la salsa estaba bastante buena como para pasar sin la mostaza. ¿Y el arroz? Bueno, terminó apareciendo en la receta aún que solo para acompañar la salsa…

"Estofado de Potas"

Grado de dificultad:

Fácil

Tempo de elaboración:

50 min

 

4 personas

 

Ingredientes:

1400 g de tiras de pota (congelada)

1 cebolla media

2 tomates maduros

3 dientes de ajo

2 hojas de laurel

200 ml de vino blanco

250 ml leche evaporada

1 e ½ cucharas de Salsa Worcestershire, (salsa perrins)

1 guindilla

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Preparación:

Pele y pique la cebolla y los ajos. Deje que se doren ligeramente en una olla con un poco de aceite de oliva. Pele el tomate, retire las pepitas y corte en cubitos. Junte al rehogado con las hojas de laurel, la guindilla picada y tape. Remueva de vez en cuando para que se deshaga y se mescle mejor con los demás ingredientes. Caliente el vino diez a quince minutos a fuego lento, para que pierda la acidez. Añada las potas, el vino, la sal y tape. Deje que se haga otros diez minutos antes de juntar la leche evaporada y la salsa worcestershire. Vuelva a tapar y deje que reduzca. Antes de servir rectifique la sal.

Sirva acompañado con arroz o bien puré de patata.