Buscando la receta...

En mi opinión los mejores pasteles de nata son los de la pastelería Alcor en Campo Maior, Portugal. Siempre me han gustado estos dulces. Los he probado un poco por todo el mundo y no son iguales a estos. Son mis favoritos y incluso mejores que los famosos pasteles de Belém, en Lisboa. He probado a hacerlos unas cuantas veces pero siempre había algo. Recetas con cascara de limón y canela en rama, receta sin canela o sin limón… Probé a hacerlos con unas gotas de esencia de vainilla de buena calidad y por fin me recuerdan el sabor que busco.

"Pasteles de Nata"

Nivel de dificultad:

Medio

Tiempo de elaboración:

40 min + 20 min

 

Ingredientes:

60 g de harina

500 ml de leche

7 yemas

350 g de azúcar

200 ml de agua 

3 gotas de esencia de vainilla

520 g de hojaldre

 

Preparación:

Deshaga bien la harina con un poco de leche fría. Junte la leche poco a poco con la harina disuelta en leche y las tres gotas de vainilla y hierva a fuego lento removiendo siempre para que no se pegue. Tan pronto empiece a hervir retire del fuego. Mezcle el azúcar con el agua y deje que hierva exactamente 3 minutos. Añada poco a poco a la leche con harina sin dejar de remover. Deje que se enfríe antes de agregar las yemas. Pase la crema por un chino.

Unte los moldes con un poco de mantequilla. Corte círculos de masa del diámetro de los moldes. Coloque la masa en los moldes y moje los pulgares en agua fría y  aplaste un poco el fondo y los laterales, para estirar la masa y dejando los bordes más gruesos. Coloque los moldes en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y llénelos hasta dos tercios con la ayuda de un embudo. Lleve al horno que ha pre calentado y deje que se cueza a 250º durante 15  a 20 minutos o hasta que vea que el hojaldre está cocido. No deje que la crema llegue a hervir. Desmolde mientras están calientes.

El bizcocho de los ángeles

Hasta hace poco nunca había oído hablar de este bizcocho y, menos aún, de este molde. Además es una buena forma de aprovechar las claras que sobran de otras recetas. La verdad es que requiere un poco de práctica, sobre todo, a la hora de darle la vuelta al molde para el que bizcocho se enfríe.

No es demasiado dulce y además podemos colorearlo y darle el sabor que más nos guste.

 La cuestión del molde no sirve de excusa para dejar de hacerlo. Se puede hacer en molde normal teniendo la precaución de que, al darle la vuelta para enfriar, lo dejemos apoyado en algo para que el aire circule alrededor haciendo que el bizcocho no se hunda

"Angel Cake" o "Bizcocho de Ángel"

Nivel de dificultad:

Medio

Tiempo de elaboración:

20 min + 40 min

 

Ingredientes:

12 claras de huevo

250 g de azúcar

165 g de harina con levadura

1 y 1/2 cucharada de té de cremor tartaro

2 cucharas de café  de esencia de vainilla

 

Cobertura:

200 g de azúcar glas

12 g de cacao 

2 sobres de café soluble descafeinado

60 ml de agua caliente

13 g de mantequilla sin sal

Preparación:

Mezcle la harina con ciento cincuenta gramos de azúcar pasándola por un colador tres veces. Junte una pizca de sal a las claras y bata a punto de nieve. Cuando vea que están bien firmes y, sin dejar de batir, añada el cremor tartaro. Siga añadiendo la mitad del azúcar, a cucharadas, esperando que se mezcle bien antes de añadir la siguiente. Agregue la esencia de vainilla y remueva con varillas. Mezcle un cuarto de la mezcla de harina y azúcar con movimientos envolventes de abajo arriba, siempre con las varillas manuales. Repita la operación hasta que se termine. Remueva suavemente diez veces más antes de colocar la masa en el molde. Con un cuchillo o espátula “corte” la crema introduciéndola hasta el fondo. El objetivo es que no queden bolsas de aire en la masa. Lleve al horno que ha precalentado y deje que se cueza a 180º, durante treinta a cuarenta minutos, hasta que esté dorado por arriba, o bien, que al pinchar con un palillo este salga seco.

Retire del horno y de la vuelta al molde para que se enfríe, alrededor de dos horas, boca abajo.

Prepare el glasé mezclando el azúcar glas con el cacao. Disuelva el café en agua caliente y añada la mantequilla derretida removiendo hasta que se integre del todo.

Retire el bizcocho del molde pasando una espátula o cuchillo alrededor del molde y de la chimenea del mismo para que se suelte bien. Cubra con el glasé.

Nota:  La cantidad de esencia depende de la marca que utilice. Si es una esencia concentrada son  apenas dos a tres gotas.

Lo ideal seria utilizar un molde adecuado para  “Angel Cake”. Si no dispone de uno puede hacerlo en un molde tradicional con agujero en medio. Solo tendrá que apoyarlo sobre algo al darle la vuelta, para que el aire pueda circular por abajo mientras  se enfría.

Recetas tradicionales!

Llevo unos días preparando una charla sobre comida tradicional portuguesa y he seleccionado algunas recetas. El Algarve es conocido por la calidad de sus naranjas y flan me pareció interesante además de muy sencillo. Me encontré con distintas versiones con pequeñas diferencias. La más antigua pertenece a António Maria de Oliveira Bello, fundador de la Sociedad Portuguesa de Gastronomia. Intenté mantener mi versión lo más parecida a esa, pero también mucho más ligera de azúcar.

"Flan de Naranja, del Algarve"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

20 min + 30 a 60 min

 

Ingredientes:

6 huevos + 6 yemas

250 g de azúcar

Zumo de 4 naranjas

Ralladura de 1 naranja

Margarina vegetal para untar el molde

Harina

 

Preparación:

Mezcle los ovos y las yemas con el azúcar y junte la ralladura de naranja. Añada el zumo pasándolo por un colador. Mezcle bien.  Coloque en el molde que ha untado con margarina y espolvoreado con harina. Cueza al baño maría en el horno a una temperatura alta el tiempo necesário para que al pincharlo con un palillo este salga limpio. Deje que se enfríe bien antes de desmoldar.

Sirva frio.

Nota: Caliente el agua antes de meter el molde en horno. El tiempo de cocción depende de la potencia del horno. Puede variar de 30 a 60 minutos. La mezcla va a reducir de tamaño casi hasta la mitad.

La tarta de limón.

Algunas veces había visto la receta y fotos de esta tarta. Pero la verdad es que no me decidía a probarla. Me parecía demasiado complicado con la cobertura de merengue. Pero que mejor que probarla para salir de dudas? Miré algunas recetas y me encontré con algunas con leche condensada, pero supongo que serán demasiado dulces. Así que me decidí por esta que utiliza otra receta distinta de lemon curd, (la otra está disponible con la receta del bizcocho de limón). En términos de sabor son idénticas. La tarta excelente y no es complicada!

"Tarta Merengada de Limón"

Nivel de dificultad:
Medio
Tiempo de elaboración:
60 min.

Ingredientes:

Crema de limón

1 paquete de masa quebrada (260 g)

6 huevos medianos

125 g de azúcar

100 ml de zumo de limón

Ralladura de un limón

40 g de mantequilla sin sal

1 cuchara de té de maizena

Azúcar Glass 

Merengue:

4 claras de huevo

8 cucharas de sopa de azúcar

Unas gotas de zumo de limón

Preparación:

Cubra con la masa quebrada el fondo e los laterales, de un molde, sin untar, de tarta de fondo desmontable, de veinte y seis centímetros. Con un tenedor pique el fondo y cúbralo con un círculo de papel vegetal. Rellene con alubias o garbanzos secos y lleve al horno a 180º hasta que los lados se doren ligeramente.

Prepare la crema. Exprima los limones y mezcle con la ralladura y la maizena tratando de disolverla bien. Bata las yemas con el azúcar a velocidad máxima cinco minutos e por fin sin dejar de batir mezcle el zumo. Caliente a fuego lento removiendo hasta que se espese ligeramente. Retire y añada la mantequilla cortada en trocitos moviendo hasta que se integre.

Retire las alubias y el papel de la base y vuelva a llevar al horno para que termine de cocerse la base.

Prepare el merengue. Junte unas gotas de zumo de limón a las claras y bátalas a punto de nieve. Solo después empiece a añadir el azúcar, una cuchara cada vez siempre que la anterior ya se aya mezclado con las claras.

Coloque la crema en la base y cubra con el merengue utilizando una manga pastelera. Espolvoree con el azúcar glass y lleve al horno cinco minutos para que se doren las puntas del merengue.

Retire del molde y sirva fría.

Nota: Puede colocar el merengue con una cuchara y hacerle pequeños picos, o bien alisarlo con una espátula y por fin con la cuchara hacer pequeñas olas.

Un bizcocho rápido

A veces encuentro en la nevera alguna fruta o vegetal que compré con intención de hacer algo y que terminaron sobrando. Me pasó con el mango. Para gastarlo hice un bizcocho, algo sencillo, unos pocos ingredientes mano de obra y acompañado de nata montada…

"Bizcocho de Vainilla y Mango"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración

20 min + 50 min

 

Ingredientes

5 huevos

300 g de azúcar

250 g de harina

170 ml de aceite vegetal

1 cuchara de postre de levadura

1 cuchara de postres de aroma de vainilla

1 mango maduro

Preparación:

Pele y corte el mango en rodajas de un centímetro cada. Forre la base de un molde desmontable con papel vegetal y unte con mantequilla. Caliente el horno a 180º.  Mezcle los huevos con el azúcar durante cinco minutos a velocidad máxima. Tamice la harina y la levadura. Por fin sin dejar de batir junte el aceite vegetal y el aroma de vainilla. Disponga las rodajas de mango en el fondo del molde, de manera que no toquen los laterales del mismo. Cubra con la masa y hornee cincuenta minutos a 250º o hasta que al pinchar con un palillo este salga seco. Deje que se enfríe diez minutos sobre una rejilla antes de desmoldar. Sirva acompañado de nata montada.

Nota: Para la nata se necesitan 250 g de nata de montar, y setenta y cinco gramos de azúcar. La nata ha de estar bien fría. Empiece batiendo y cuando espese añada la mitad del azúcar. Cuando vea que está a punto junte el restante azúcar y siga batiendo unos segundos más.

El mejor tiramisú!

No me acuerdo cuando fue la primera vez que probé el tiramisú pero el que me quedó grabado en la memoria fue el del “Pane & Vino” en Évora. A tal punto que incluso preguntaba antes de cenar si todavía había. Es de aquellos postres que no hice en contadas ocasiones porque no encontraba el mascarpone y no tenía la mínima idea de cómo substituirlo. Curiosamente las veces que estuve en Italia ni se me ocurrió pedirlo, prefería los helados. Para esta receta consulte la “Biblia” de la cocina italiana además de otras recetas y cambié algunas cantidades y ingredientes a mi gusto.

"Tiramisú"

Nivel de dificultad:

Medio

Tiempo de elaboración:

30 min + 180 min para refrigerar

6 personas

 

Ingredientes:

4 huevos

250g  queso mascarpone

50g azúcar

2 cucharas de sopa de azúcar glass

200g bizcochos de soletilla

200 ml café fuerte

80 ml licor de avellana

Cacao puro

Sal

Preparación:

Bata las yemas con el azúcar hasta obtener una crema blanda y blanquecina. Junte el mascarpone y siga batiendo para mezclarlo bien. Bata las claras con una pizca de sal, cuando empiecen a subir añada las dos cucharas de azúcar glass. Añádalas a la crema con movimientos envolventes de abajo arriba para que no pierdan el aire. Junte el licor de avellana al café y remoje rápidamente los bizcochos de soletilla colocándolos en seguida en el recipiente donde va a servir el tiramisú.  Disponga por encima la mitad de la crema y enseguida vuelva a remojar bizcochos colocándolos y terminando con el resto de la crema. Alise con una espátula tape con film transparente y reserve en la nevera por lo menos tres horas. Antes de servir, con la ayuda de un colador espolvoree con cacao. 

Bizcochos húmedos

Mi madre me acostumbro a los bizcochos ligeramente húmedos o mal cocidos. Era una delicia comer un bizcochuelo con el centro un poco crudo. Pero ya cuando había alguno con almíbar eso era… Este bizcocho de naranja es una de aquellas recetas de familia pero de una amiga. Hice algunos cambios en la cantidad de azúcar. Algunas recetas más antiguas que he probado eran demasiado dulces para mi gusto y al ver la cantidad de azúcar me pareció exagerada. Pero eso es cuestión de gustos…

"Bizcocho de Naranja"

Nivel de dificultad:
Fácil
Tempo de elaboración:
90 min

 

Ingredientes:

1 naranja

350 g de azúcar

250 g de harina auto leudante

6 huevos

170 ml de aceite vegetal

Margarina para untar el molde

Para el almíbar:

200 ml de agua

200 g de azúcar

200 ml de zumo de naranja

Preparación

Precaliente el horno a 180º. Lave bien la naranja córtela en pedazos y tritúrela en el procesador y reserve. Bata los huevos con el azúcar a velocidad máxima. Tamice la harina sobre la mezcla sin dejar de batir. Cuando esté bien integrada  añada el aceite y la naranja mezclando bien. Coloque en un molde untado con margarina y espolvoreado con harina. Cueza a 250º, cuarenta a cincuenta minutos o bien hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio. Mientras tanto prepare el almíbar. Caliente el agua con el azúcar. Deje que hierva ocho minutos, retire del fuego y añada el zumo pasándolo por un colador. Una vez que el bizcocho esté cocido pinche con un palillo y riéguelo con la ayuda de una cuchara. Espere que el almíbar sea absorbido antes de añadir más. Desmolde solo cuando se haya enfriado del todo.

Postre de yogur...

De pronto me encontré con un quilo de yogur en la nevera y tenia que gastarlo! Lo mejor seria un postre, pero cual? Una opción era un flan, en el que substituiría la leche por el yogur. Pero temía que esto fuera demasiado fácil o sin sabor, así que pensé acompañarlo con una reducción de frutas o bien helado. El resultado? Bueno, si espera un postre dulce olvide lo. Tiene el suave aroma de la vainilla, pero lo que de verdad le da “alegría” es el dulce que lo acompaña. Yo me decidí por las frambuesas que tampoco son dulces, pero creo firmemente que una confitura de piña o melón quedará estupenda.

"Flan de Yogur y Vainilla"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración

60 min

 

Ingredientes:

400 g de yogur griego

120 ml de leche

5 huevos

90 g de azúcar

2 cucharas de sopa de aroma de vainilla

Para el caramelo:

1/4 de taza de azúcar

2 cucharas de sopa de agua

Preparación:

Coloque todos los ingredientes en una taza y mezcle con la batidora a velocidad máxima durante cinco minutos. Prepare el caramelo. Coloque el azúcar en el molde con el agua. Lleve a fuego medio hasta que empiece a caramelizar. Gire el molde para distribuirlo de forma uniforme. Deje enfriar antes de colocar el preparado anterior. Cueza al baño maría durante cuarenta a cincuenta minutos. Sirva acompañado de un jarabe de frambuesas o otra fruta de su preferencia.

Nota: Puede añadir un poco mas de azúcar sin problemas ya que no queda demasiado dulce con la cantidad que recomiendo. Por otro lado pasa otro tanto con la cantidad de aroma, o bien cambiarlo por otro distinto.

Bizcocho de chocolate y cerveza negra

Hace como tres años “descubrí el bizcocho de chocolate y vino tino. Ahora ha sido el de cerveza negra. Lo que parecen ser combinaciones improbables no deja de sorprenderme. En esta receta hice algunos cambios, substituí la nata, rebaje la cantidad de azúcar, use mas huevos... Y el resultado espectacular! Una vez mas la crema de yogur resultó muy bien.

"Bizcocho de Chocolate y Cerveza Negra"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

60 min

 

Ingredientes:

250 ml  de cerveza negra

250 g de mantequilla sin sal

75 g de cacao en polvo

200 g de azúcar

250 g de harina

1 cuchara de postre de azúcar vainillado

1 e 1/2 cucharas de postre de levadura

140 ml de yogur griego

3 huevos

 

Para la crema:

250 g de yogur griego

2 sobres de capuchino soluble

50 g de azúcar

 

Preparación:
Encienda el o forno. Caliente la cerveza a fuego lento, sin que llegue a hervir y junte la mantequilla troceada. Espere que se derrita y reserve. Mezcle la harina con el azúcar, el cacao, la levadura y el azúcar vainillado. Bata los huevos con el yogur hasta formar una crema. Sin dejar de batir añada la cerveza. Por fin junte los ingredientes secos. Siga batiendo hasta formar una mezcla uniforme y coloque en un molde untado con mantequilla. Lleve al horno a una temperatura de 250º durante aproximadamente cincuenta minutos, o hasta que esté cocido.

Para la crema, bata el yogur con cincuenta gramos de azúcar. Añada dos sobres capuchino. Siga batiendo hasta que si disuelva del todo.

Las sultanas

Estas galletas me recuerdan unos pastelitos que mi madre solía comprar en Lisboa. A mi no me gustaba mucho el coco y los devoraba. Ha llovido desde entonces y no había vuelto a acordarme. Un día una amiga me regaló unas sultanas... Las probé y que buenas estaban! Le pedí la receta, y después de hacerla una o dos veces empecé a cambiar pequeños detalles. Menos azúcar, cubrirlas de chocolate, añadir un poco de Maizena el día que tenía poco coco... Como pueden imaginar tan sencillas y permiten tantos cambios. Lo único es tener paciencia hasta dar con el tiempo de cocción y temperatura en el horno.

"Sultanas con Chocolate"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

60 min

 

Ingredientes:

5 claras de huevo

200 g de azúcar

250 g de coco

Sal

Para la cobertura:

150 g de chocolate negro

25 g de mantequilla sin sal

Caliente el horno a ciento cincuenta grados. Bata las claras con una pizca de sal, añadiendo el azúcar cuando las claras estén casi a punto de nieve. Por fin junte el coco, bata unos minutos más para envolver bien. Con una cuchara coloque pequeñas porciones en una bandeja de horno cubierta de papel vegetal. Deje algún espacio ente ellas ya que van a crecer ligeramente. Lleve al horno a una temperatura entre los doscientos a doscientos cincuenta grados durante veinte minutos aproximadamente, o bien hasta que estén doradas. Para que no se sequen demasiado coloque una tasa con un poco de agua en la bandeja de abajo.

Para la cobertura derrita el chocolate al baño maria. Adicione la mantequilla. Una vez que se haya mezclado moje las galletas hasta la mitad, Escurra y deje enfriar sobre una rejilla.

Nota: Coloque la bandeja en un punto alto del horno o las sultanas se pueden quemar por abajo. La temperatura y tiempo de cocción son aproximadas dependiendo del horno. Mantenga el chocolate caliente mientras moja las galletas.