Hojaldres y otros...

Muchas veces acabo con la despensa llena de cosas que compre con intención de preparar alguna receta que por lo que fuera no llegó a ver la luz del día. Me pasó lo mismo con el hojaldre. Lo compraba, no lo utilizaba, caducaba y volvía a comprar. Con los quesos lo mismo. Queso de untar, queso Roquefort, queso, queso y más queso… Tenía que hacer algo y se me ocurrió probar un hojaldre de pollo. La verdad es que me vino estupendamente para ordenar la nevera y consumir algunos productos que caducarían pronto. Además el resultado fue excelente. Recién hechos están muy buenos, pero incluso fríos están bien. 

"Almohada de Pollo y Gorgonzola"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

10 min + 15 min

 

6 personas

 

Ingredientes:

500 g de solomillo de pollo 

200 g de queso Gorgonzola

560 g de hojaldre

1 huevo

Sal

Pimienta

Laurel y pimentón triturados

Preparación:

Sazone los solomillos con sal pimienta, laurel y pimentón. Tienda el hojaldre y divida en un número igual al de los solomillos. Corte lonchas de queso  de un centímetro de grosor y coloque sobre cada trozo de hojaldre. Cubra el queso con los solomillos. Enseguida prepare la otra lámina de hojaldre y corte en un número igual al anterior. Pincele con clara de huevo alrededor del pollo y cubra con las otras tiras de hojaldre presionando bien los bordes para que se peguen. Coloque en una bandeja y pinte con yema batida. Hornee hasta que la masa esté cocida. Quince minutos aproximadamente.

Especias y tajines

La idea que tenia de los platos marroquíes es esta. El uso de muchas especias y ese toque dulzón. Si no le gusta esta mezcla de sabores olvide esta receta! Había visto en repetidas ocasiones la tajine, esta cacerola de barro donde se puede cocinar. Pero por falta de espacio y por el precio que me parecía excesivo de algunas de ellas y partiendo del principio que terminaría como un elemento decorativo más nunca la compré hasta encontrar esta versión barata y funcional de barro. Y una vez que la probé puedo decir que funciona a la perfección!

"Tajine de Cordero"

Nivel de dificultad:

Muy fácil

Tiempo de elaboración:

15 min + 90 min

2 personas

 

Ingredientes:

600 g de paletilla de cordero

Aceite de oliva

15 g de jengibre 

1 cuchara de café de pimentón dulce

1 cuchara de café de comino molido

1 cuchara de café de canela en polvo

1 cuchara de café de orégano

1 cuchara de café de tomillo

1 estrella de anís

1 cebolla média

2 dientes de ajo

80 g de pasas de ciruela sin hueso

15 g de sultanas

1 cuchara de sopa de miel

Sal

Pimienta

Preparación:

Selle los trozos de cordero en una sartén con un poco de aceite bien caliente. Gire para que se doren por todos los lados. Pele y pique la cebolla, el ajo y el jengibre y colóquelos en el fondo de la tajine. Disponga la carne y espolvoree los restantes ingredientes. Riegue con el aceite que utilizó para sellar la carne. Coloque las pasas encima. Cubra la carne con agua. Coloque la tapa de la tajine y deje que se haga a fuego lento durante noventa minutos. Si la salsa se redujera mucho añada un poco más de agua. Sirva acompañado de patatas cocidas.

La longaniza!

Probé la longaniza después de uno de los viajes que mi madre hacia a Lisboa. Mirando atrás ahora entiendo el sentimiento de aislamiento de que algunas personas hablaban en Madeira. Puede que la longaniza con repollo parezca un plato complicado y por eso lo dejamos un poco de lado.  Pero  es una buena opción para una comida familiar y si lo dejamos de una dia a otro queda aún mejor.

"Repollo con Longaniza"

Nivel de dificultad:
Medio
Tiempo de elaboración:
30 min + 60 min

6 personas

Ingredientes:

600 g de longaniza

1 repollo

1 cebolla grande

2 dientes de ajo

1 tomate maduro

3 hojas de laurel

 210 g de tomate frito

300 ml de vino blanco

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Azúcar

Palitos

Preparación:

Separe las hojas del repollo y lávelas bien. Si fueran demasiado grandes corte la parte más gruesa del  tallo. Cuézalas cinco minutos en agua hirviendo. Lo ideal es hacerlo en pequeñas cantidades. Escurra bien y deje que se enfríen. Pique la cebolla y el ajo y rehóguelos en un poco de aceite. Añada el laurel, el tomate pelado y cortado en trozos pequeños y tape. Enrolle cada longaniza en dos hojas de repollo sujetando con un palillo de dientes. Junte el tomate frito a la cebolla y coloque los paquetitos con cuidado para que quepan.  Sazone con sal y pimienta, riegue con el vino blanco y vuelva a tapar. Deje que se haga a fuego lento durante una hora. A mitad de ese tiempo de la vuelta a los paquetes y pruebe la salsa. Si acaso está un poco ácida añada una o dos cucharas soperas de azúcar, sin dejar de probar entre una y otra. Sirva con arroz. 

El cerdo

Ya queda lejos la época en la que el cerdo era una parte importante de mi dieta. De todas sus partes prefería sin lugar a duda el lomo aún cuando el problema era que esa carne quedaba muy seca la mayor parte de las veces. Esta vez la rellené con zanahorias y ajos tiernos y la verdad es que con muy pocos ingredientes quedó  en su punto.

"Cinta de Lomo con Zanahorias y Ajos Tiernos"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

30 min + 150 min

 

4 personas

 

Ingredientes:

1000 g de cinta de cerdo

2 a 3 zanahorias

4 ajos tiernos

8 chalotas

1 cuchara de sopa de masa de pimentón

250 ml de vino blanco

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Elaboración:

Marine la cinta con la masa de pimentón y vino suficiente para cubrirla, por un período de 24 horas. Caliente el horno a 180º. Pele las zanahorias y corte las puntas a los ajos. Haga un corte en el centro del lomo para introducir  las zanahorias y los ajos. Unte el fondo de un recipiente con un poco de aceite. Coloque  la cinta y las chalotas, riegue con el líquido de la marinada. Riegue con un poco de aceite, sazone con sal y pimienta y cubra con papel de aluminio. Ase a 250º durante dos horas y media o bien hasta que las zanahorias se dejen atravesar con un pincho. Quite el papel de aluminio diez minutos antes de retirar del horno. Sirva acompañado de patatas fritas.

Macarrones

A todos los críos  les encanta la pasta. Una de las ventajas de esta receta es que podemos usar este relleno  para una empanada, empanadillas, arroz o lo que se nos ocurra. Por ejemplo con  hojaldre queda muy bien! Es una buena alternativa para una comida rápida, ya que se puede preparar el relleno con antelación y congelar en porciones. Respecto al sabor, podemos juntar las especias que queramos!

"Pollo con Pasta al Horno"

Grado de dificultad:

Medio

Tiempo de elaboración:

90 min

 

4 personas

 

Ingredientes:

Para el relleno:

1000 g de muslitos de pollo

1 cebolla

8 granos de pimienta

2 hojas de laurel

Leche

2 puerros

25 g de mantequilla

2 tallos de apio

100 ml de vino blanco

2 cucharas de sopa de mostaza de Dijon

2 cucharas de sopa de harina 

Sal 

Pimienta

Guindilla

 

Para la masa:

400 g de macarrón

300 ml de leche evaporada

Nuez moscada

Pan rallado con ajo y perejil o queso rallado

Sal

 

Preparación: 

En una olla coloque  los muslos, una cebolla, el laurel y la pimienta cúbralos con leche tape  y deje cocer a fuego lento aproximadamente 30 minutos. Limpie la carne de piel y huesos y corte en pedazos pequeños. Corte el puerro en rodajas muy finas y rehogue con la mantequilla manteniendo tapado para se concentre el vapor. Cuando vea que está cocido añada el vino blanco y deje reducir otros diez minutos. Junte el pollo, la leche que ha pasado por un colador y la mostaza. Deje que hierva un poco antes de espesar con la harina que ha diluido con un poco de agua templada. Rectifique la sal, la pimienta y la guindilla (pinchada en un palillo). Deje hervir unos minutos más removiendo de vez en cuando. En agua hirviendo cueza el macarrón  entre ocho a diez minutos según lo prefiera al dente o no. Encienda el horno. En una sartén grande caliente la leche, sazone con un poco de sal y pimienta y nuez moscada. Junte los macarrones y remueva hasta que prácticamente absorban toda la leche. Cubra el fondo de una bandeja de horno de macarrones, disponga por encima el resto del relleno y cubra con el resto de los macarrones. Espolvoree con pan rallado o bien con queso. Lleve al horno máximo de 15 minutos. Sirva caliente acompañado de una ensalada.

Cataplanas

La primera vez que comí un plato cocinado en una cataplana fue en el Algarve. El origen de este utensilio de cocina remonta muy probablemente al período de ocupación árabe. Al igual que la tajine cocina manteniendo todo el vapor y humedad de los alimentos. Las primeras cataplanas fueron creadas por artesanos, en zinc, pero en la actualidad las más comunes son de cobre o bien acero inoxidable. Hace años que tengo una que utilizo muy raramente y siempre que lo hago me digo a mi mismo que volveré a hacerlo en poco tiempo. Es muy sencilla de utilizar ya que lo que hay que hacer es colocar allí todos los alimentos, un poco de líquido, cerrar bien y dejar que se haga a fuego lento. Suele usarse también para servir. Generalmente la uso para el pescado, pero esta vez probé con conejo y me salió muy bueno.

"Cataplana de Conejo"

Nivel de dificultad:

Fácil

Tiempo de elaboración:

120 min + 60 min

4 personas

 

Ingredientes:

1500 g de conejo

2 dl de vino blanco

1 cebolla

2 dientes de ajo

2 hojas de laurel

2 ramitas de romero

1 guindilla

Sal

Pimienta

4 patatas grandes

Tomillo

Aceite de oliva

Preparación

Parta el conejo en pedazos y colóquelos en un recipiente con sal, las ramitas de romero, el vino y dos o tres cucharas de aceite. Deje marinando al menos dos horas. Pele las cebollas y córtelas en juliana fina. Disponga la cebolla en el fondo de la cataplana. Coloque el conejo y riegue con el líquido de la marinada. Junte el ajo picado, espolvoree con pimienta tape y deje cocinar a fuego lento cuarenta e cinco a sesenta minutos.

Acompañe con patatas con tomillo. Caliente el horno. Pele y corte en cubitos cuatro patatas grandes. Caliente el aceite y fría un poco para que queden ligeramente cocidas. Colóquelas en una bandeja de horno y espolvoree con sal y  tomillo. Lleve al horno entre veinte a treinta minutos o bien hasta que estén doradas.

Carne picada

Las albóndigas son uno de aquellos platos que me gustan pero que nunca se me ocurriría pedir en un restaurante. Hace años vinieron a visitarme familia y amigos. Imaginen como me quedé cuando a la hora de comer tenia preparadas albóndigas y uno de ellos dice que no las comía... Si bien las había cocinado eran de compra... A muchos nos gusta comprar la carne en la carnicería y pedir que nos la piquen después. Tiene la ventaja de que podemos elegir el tipo de carne y hacer las mezclas que nos gustan. Si es de esos seguro que le gusta hacer sus hamburguesas o albóndigas. Este es uno de esos platos que tarda un rato en preparar y por eso vale la pena aprovechar y congelar.

 

"Albóndigas Rellenas con Queso"

 

Nivel de dificultad:
Medio
Tempo de elaboración:
60 min + 60 min

 

8 personas

Ingredientes:

Para las albóndigas:

1 kg de carne picada

4 rebanadas de pan de molde

170 g de cebolla picada

10 g de perejil fresco picado

Leche

2 huevos

150 g de queso tierno

Pan rallado

1 dl de vino blanco

Aceite vegetal

Sal

Pimienta

Para la salsa:

1 puerro pequeño

1 cebolla mediana

2,5 dl de caldo de gallina

2 dl de leche evaporada

2 cucharas de postre de Mostaza Ancienne

Sal

Pimienta

Preparación:

En un bol reblandezca el pan con un poco de leche. Pique la cebolla y el perejil bien finos. Sazone la carne con sal y pimienta junte la cebolla y el perejil y envuelva con una cuchara. Escurra el pan retirando el excedente de leche exprimiendo lo con las manos. Bata dos yemas y junte con el pan a la carne y mezcle. Con dos cucharas molde bolitas y coloque las sobre papel vegetal. Corte el queso en cubitos. Abra un agujero en bolas y meta un trozo de queso en cada una y cierre. Pase las bolas por pan rallado para moldearlas bien. Coloque sobre papel vegetal y reserve en la nevera o el congelador hasta la hora de cocinar. Caliente el horno. Unte una bandeja con aceite y disponga las albóndigas, contando tres a cuatro por persona. Riegue con un poco de vino, tape con papel de aluminio y cocine alrededor de cuarenta minutos a 250 º.

Para la salsa:

Corte el puerro y la cebolla en discos muy finos. Con un poco de aceite y siempre a fuego lento para que no se queme, rehogue en una cacerola, con tapadera. Cuando la cebolla esté transparente añada el caldo de gallina, deje hervir cinco a diez minutos y por fin junte la leche evaporada. Tape y deje que se haga diez a quince minutos más. Triture la salsa, añada la mostaza y sazone de sal y pimienta. Si fuera necesario deje que se reduzca un poco más,

Sirva acompañado de polenta o puré de patata.

Nota: Esta cantidad de carne permite hacer muchas albóndigas, por lo que debe de congelar el excedente. Para moldear las albóndigas usé pan rallado con ajo molido y perejil seco. Si lo prefiere puede hacerlo con harina. 

El fricasé

Probé este plato cuando era un  crío e me gustó tanto que se quedó en mi memoria, aún cuando no sabría definir el sabor. La última vez que tuve noticias suyas, fue cuando vi al chef James Martin, preparándolo. Busqué la receta pero no la hice y volvieron a pasar años. Por fin decidí probar y el resultado coincidió con el recuerdo. El tiempo de elaboración puede parecer largo, pero opte por una cocción lenta en cocotte.

"Muslos de Pollo en Fricasé"

Nível de dificultad:
Muy fácil
Tiempo de elaboración:
60 min

4 personas

Ingredientes:

8 muslos de pollo

1 cebolla grande, 200 g

4 dientes de ajo

3 yemas de huevo

Aceite de oliva

2 dl de vino blanco

Zumo de 1 limón

Perejil

Sal 

Pimienta

Preparación:

Pique la cebolla y los ajos bien finos. En una cacerola con tapa, eche un poco de aceite y rehogue los. Tape y deje que suden, removiendo de vez en cuando para que no se queme. Cuando la cebolla esté transparente, junte los muslos  e vuelva a tapar. Déles la vuelta de vez en cuando para que se hagan por igual. Pasados diez minutos añada el vino blanco. Mientras tanto exprima el limón, junte las yemas y bata. Junte al pollo a la vez que el perejil picado. Sazone com sal y pimienta. Deje cocinar cinco a seis minutos. Rectifique los condimentos y sirva. 

Nota: Mantenga la cacerola siempre tapada ya que mantendrá el vapor. Es muy importante que cuando junte las yemas siga cocinando a fuego lento para que la salsa no se corte. Sirva acompañado de patatas panaderas, o fritas o bien arroz.

Los tiempos cambian...

Algunas carnes por no decir muchas, no son plato de mi gusto! No soy vegetariano, pero suelo decir que no me gustan, muchas veces sin siquiera probarlas. Aún tengo la costumbre de preguntar que tiene algún plato que no conozco y ni pensar en probarlo si pienso que tiene alguno de esos ingredientes que no incluyo en mi dieta. Eso era lo que pasaba con la carrillera. Solo nombrarla y tengan por seguro que no la iba a comer. Hasta el día en que la probé en un restaurante. Valla sorpresa... estaba delicioso. Pasaron años hasta que las comí otra vez en un bar y a partir de ahí ya podemos decir que me gusta aquella carne tierna, sin grasas ni huesos. Que decir ya de la salsa... Me encanta! Unos amigos me invitaron a cenar en su casa y unos de los platos fueron precisamente las carrilleras al vino tinto, He de decir que estaban para chuparse los dedos. Enhorabuena, Michelle!

"Carrillera al Vino Tinto"

Nivel de dificultad:

Medio

Tiempo de elaboración:

180 min

6 personas

 

Ingredientes:

1 kilo de carrillada

3 cebollas

2 zanahorias

1 pimiento rojo, pequeño

150 ml de vino tinto

400 ml de agua

1 hoja de laurel

Sal

Pimienta

Aceite

Preparación:

Limpie de grasa la carrillada y pártala en trozos pequeños. Sazone con sal y pimienta. Cubra el fondo de una olla con aceite de oliva y caliente lo. Selle la carne y reserve. Pele y pique las zanahorias, las cebollas, los ajos y el pimiento. Rehóguelos. Cuando el sofrito este listo añada el vino y suba el fuego. Espere cinco minutos, el tiempo necesario para que se evapore el alcohol, y junte el agua. Baje el fuego a intensidad media mientras se reduce durante treinta minutos. Coloque la carne y cocínela entre una hora a hora y media o bien hasta que esté tierna. Retírela y triture la salsa. Vuelva a colocarla añadiendo una hoja de laurel y termine de cocer durante media hora. Rectifique de sal y pimienta. Sirva acompañado de patatas fritas o puré de patata.

Nota: Si quiere reducir el tiempo de elaboración de esta receta puede utilizar una olla rápida. Puede pasar la carne por harina antes de sellarla. Si quiere una salsa aún mas sabrosa junte un cubo de caldo de carne, pero no creo que sea necesario. 

La carne blanca es un poco seca...

A veces compro pavo. Prefiero la carne blanca a la roja. Lo que gano en carne sin grasa y nervios lo pierdo en sabor... Los filetes de pavo pueden resultar muy secos, pero los muslos u otras partes del animal son demasiado grandes y termino comiendo lo mismo varios días. Para el menú de Navidad había pensado hacer algo de pavo relleno sin caer en la exageración de un pavo entero. Al final me surgió la oportunidad de publicar una receta familiar y dejé mi primera opción. Pero esta carne estaba en el congelador y tenia que gastarla, así que... He de decir que me salió muy rica!

"Solomillo de Pavo con Jamón"

Nível de dificultad:
Fácil
Tiempo de preparación:
20 min + 40 min

4 personas

Ingredientes:

2 solomillos de pavo 

4 lonchas de jamón serrano

2 lonchas de queso parmesano

10 a 12 dátiles 

Sal

Pimienta

Aceite

Hilo de cocina

Preparación:

Abra los solomillos como si fueran un filete, o bien pida que se los abran para rellenar en la carnicería. Coloque sobre ellos dos lonchas de jamón serrano y sobre esta una loncha de parmesano y los dátiles sin hueso. Cierre con cuidado y ate con el hilo. Barre con un poco de aceite de oliva y salpimiente. Lleve al horno alrededor de cuarenta minutos. A mitad del tiempo riegue con la salsa y cubra con papel aluminio. Corte el hilo antes de servir.

Para acompañar cueza coliflor, escurra bien. Haga una salsa con un poco de aceite y pimentón rallado o bien pimentón dulce. Riegue con la misma y hornee diez a quince minutos.