Blog

4. ene., 2019

Penelope Fitzgerald fue una reconocida autora britanica considerada una de las más importantes figuras de la nueva narrativa inglesa. “La librería es una pequeña novela que retrata la vida de un pequeño pueblo costero en la Inglaterra de los años cinquenta. Nos cuenta la história de una viuda que decide abrir un pequeño negocio, en este caso una librería, local que no parece estar destinado al exito ya que se enfrenta a la principal figura publica. Aún cuando fue finalista al Booker Prize resulta pesado, y en mi opinion lo unico que aporta es el punto de vista de la autora sobre la resistencia de una comunidad a los cambios y lo facil que es manipularla.  Apesar de sus doscientas páginas se me hizo pesado, confieso que lo leí para tener mi própria opinion antes de ver la pelicula de Isabel Coixet basada en la obra. Lo que tengo claro es que no pienso leer otro libro de esta autora en los proximos tiempos.

"La Libreria"

4. ene., 2019

Ver como tu primera novela se convierte en best seller y es traducida a más de 25 idiomas además de adaptada para televisión  en el formato de una mini serie, ella misma un fenómeno de audiencias, no pasa muy a menudo. Así podría empezar una novela de María Dueñas, profesora de Filología Inglesa y autora de “El Tiempo entre Costuras”, sin duda su mejor libro hasta el momento. Complicado es mantener ese nivel y sus siguientes novelas “Misión Olvido”, o “La Templanza” comparadas con la anterior saben a poco. Su último libro “Las Hijas del Capitán” nos cuenta el día a día de tres mujeres que se ven obligadas a dejar España para empezar una nueva vida en un país desconocido sin ni siquiera hablar el idioma oficial. Una historia que se arrastra por seiscientas páginas, excesivas en mi opinion y con un ritmo demasiado lento. A su favor el excelente trabajo de investigación que permite recrear a la perfección el ambiente de la comunidad española en el Nueva York de los años treinta y capítulos cortos que hacen que la lectura sea más amena.

"Las Hijas del Capitan"

30. sep., 2018

Soy de aquellos que suelen quejarse de lo caros que son los postres. Cuando conocemos tiempos de elaboración y coste aproximado de los ingredientes valoramos lo que vamos a degustar. Siempre hay excepciones.  Pero lo que de verdad me saca de quicio es cuando te venden gato por liebre como pasó hace unos años en restaurante elegante donde se me ocurrió pedir una mousse de chocolate. He de decir que lo único que la mousse tenia de casero era el hecho de que la hubieran batido allí… A veces tengo la oportunidad de degustar un postre más elaborado y la verdad es que, por lo general, son un placer tanto para la vista como para el paladar, generalmente presentadas como pequeñas obras de arte en las que se combinan color, forma y texturas predominando el sabor. Hace unos días fui a un taller de “Pastelería Creativa” dirigido por el Chef Fernando Román, elegido mejor pastelero de Extremadura  en la IV Edición del Certamen Nacional de Gastronomía. Me apunté pensando que sería una oportunidad de aprender algo. Cuando llegó el día y me vi rodeado de profesionales y el listado de todas las elaboraciones que íbamos a tener que preparar las ganas que entraron fueron dar una excusa y salir pitando. Sin embargo el Chef, con un lenguaje accesible, y mucha profesionalidad distribuyó tareas a todos y demostró que, usando técnicas y productos comunes, es posible crear postres dignos de cualquier restaurante con estrellas Michelin.

8. sep., 2018

Apenas quedan estrellas en el cielo, se las  están llevando los restaurantes… El mapa celeste es actualizado cada año, añadiendo unas, apagando unas pocas y rindiendo homenaje a constelaciones cuya luz perdurará en el tiempo, como esa de Joel Robuchon que llegó a las treinta y dos estrellas Michelin. Richard C. Morais empieza esta historia describiendo la pasión que un joven hindú, hijo y nieto de cocineros, siente por la cocina. Cuando la tragedia llama a la puerta, la familia deja Bombay y se instala en una pequeña aldea de los Alpes franceses. Su vida cambia definitivamente cuando su padre abre un alegre restaurante indiano a tan solo diez metros del elegante local de madame Mallory, una conocida chef detentora de una estrella Michelin y poco dispuesta a permitir semejante blasfemia. Sin quererlo, la gente del pueblo es testigo de una disputa culinaria que llevará al joven a descubrir la cocina francesa y convertirse en el primer inmigrante en Francia con tres estrellas.

Una historia emocionante repleta de aromas y que nos desvela, un poco, los entresijos de los codiciados premios. Dirigida por Lasse Hallström  fue adaptada al cine en el 2014 con las brillantes interpretaciones de Helen Mirren y Manish Daval.

"Un Viaje de Diez Metros"

31. ago., 2018

Cierta ocasión mencioné en público la fascinación que los libros ejercen sobre mí y lo que me gusta leer. El error fue dejar escapar la referencia a algunas portadas que me gustaban. De inmediato alguien dejo escapar el comentario “o sea que compras los libros por las portadas...”. Confieso que me gustan las cosas bonitas, o con buena pinta, y como cualquiera que solo se fije en eso unas veces acierto, otras no. La portada de este libro saltaba a la vista entre los demás por su colorido, el dibujo e incluso el titulo. El autor me parecía familiar y después de leer la sinopsis lo compré. Me faltó poco para que lo dejara en las primeras páginas, me parecía una autobiografía y me sentía perdido con los personajes, frases en italiano, (sin notas del traductor) y ese castellano con acento argentino. Necesité algunos capítulos hasta que leyera con fluidez pero valió la pena. “Pizzería Vesubio” nos narra la historia de una familia de inmigrantes napolitanos en Buenos Aires. Como en todo clan son frecuentes las reuniones alrededor de la mesa haciendo que casi seamos capaces de oler y saborear cada plato. Hay alguna pincelada biográfica una vez que el mismo Walter Riso vivió en las ciudades por donde se mueve su personaje. Por último les dejo dos consejos, el primero que tengan a mano un block de notas para apuntar alguna receta y el segundo es que la mejor pizza del mundo se come en Nápoles!

"Pizzeria Vesubio"