La tarta que no olvidé!

En la vida hay cosas que nos marcan y esta fue una de ellas. Aun añoro los sábados por la noche en familia  cuando mi madre nos daba de postre esta tarta de pera.

Durante algún tiempo fue así. Después dejo de aparecer la tarta y cuando pregunté porque ya no la hacia la respuesta es que faltaba un ingrediente.

Han pasado muchos años desde entonces, y la semana pasada la tarta volvió a mi mente. Intenté buscar la receta por Internet, esperando encontrar algo que fuera parecido, ya que nunca había visto la receta en su libro, y si acaso hacer los cambios necesários para intentar recrearla, pero nada.

Ya por fin decidí buscar en el libro a ver si por casualidad... Y... Siiii, ahí estaba!

 

Tarta de Pera

Base

Ingredientes:

160g Harina

75g Mantequilla

50g Azúcar

1 Yema de Huevo

1 Cuchara de Café de Levadura

800g Peras Peladas

Preparación:

Haga un pequeño monte con la harina y abra una cavidad en el centro. Coloque ahí la mantequilla el azúcar y la levadura. Amase bien. Junte la yema y siga amasando con la punta de los dedos. 

Envuelva bien has que quede una masa arenosa que va a dejar reposar durante media hora.

Forre el molde con la masa. Por encima se colocan las peras cortadas en cuartos.

Crema

Ingredientes:

50g de Mantequilla

200g de Azúcar

2 Huevos 

Limón

Jalea (opcional)

Preparación:

Junte el azúcar con la mantequilla reblandecida y mezcle bien. Adicione dos huevos y unas gotas de zumo de limón y siga batiendo hasta que quede una crema uniforme.

Ponga la crema sobre las peras y lleve a cocer al horno a potencia media entre 40 a 50 minutos.

Cuando se enfríe puede dar un poco de brillo con la jalea.

 

Nota:

Le aconsejo que usen un molde con el fondo desmontable. Cuando la tarta empiece a dorarse puede taparla con un papel de aluminio para que no se queme, mientras sigue cociendo. 

 

A celebrarlo

¡Han pasado casi tres meses y llegué a los dos mil visitantes!

La verdad es que el día en que atendiendo a las sugerencias de compañeras y amigas decidí crear un blog sobre cocina solo pensé en el trabajo que esto me daría para mantenerlo mas o menos dinámico.

Aun estamos en el comienzo del camino, que puede ser corto o largo, el tiempo lo dirá.

De todas formas y como decía el poeta Antonio Machado, "Caminante, no hay camino, se hace camino al andar". Extracto de proverbios y cantares, XXIX).

Para celebrarlo dejo una receta que llevaba algún tiempo gestándose en mi cabeza.

¡Espero que les guste!

 

Bizcocho de Chocolate y Naranja Amarga

Ingredientes:

125 g de Mantequilla sin Sal

100 g de Pepitas de Chocolate

175 g de Azúcar

200 g de Harina de Repostería

1 Cuchara de Té de Levadura 

4 Huevos

Dulce de Naranja Amarga

Preparación:

Bata el azúcar con la mantequilla, hasta que se forme una masa arenosa. Adicione los huevos y siga batiendo.  

Agregue la harina tamizada con la levadura, y para terminar las pepitas de chocolate.

Coloque en un molde untado con mantequilla y lleve al horno.

Confirme la cocción con un palillo.

Retire del horno, deje que se enfríe unos diez minutos encima de una rejilla. Desmolde, corte por la mitad y unte con el dulce de naranja amarga.

Vuelva a colocar las dos partes en su sitio y cubra con un ganache de chocolate y Baileys

Decore con naranja confitada.

 

Ganache de Chocolate

 

Ingredientes:

200g Chocolate Negro

100ml Nata para Montar

100ml Baileys Orange Truffle

Pizca de Sal Marino

15g Mantequilla sin Sal

Preparación:

Derrita el chocolate al Baño María. Hierva el Bailey's con la nata y la sal. Mezcle bien con el chocolate removiendo para que quede bien desecho.

Sin pesos en la conciencia

Decidí probar un postre que está muy de moda con base en productos ya preparados. Así que con unas buenas galletas Digestiva de Avena, un poco de Yogurt Griego y fruta de temporada me lancé.

Respecto a las galletas aconsejo unas buenas, pero miren también el número de calorías que tiene cada una. Hay algunas diferencias razonables. Por otro lado el Yogur puede ser desnatado.

Ya el jarabe de Arce es opcional y solo un toque para dar brillo, así mismo que el crocante de almendra.

Total que este postre no tiene más calorías que un helado. Quien no puede permitírselo?

Delicia Light

Ingredientes:

2 Galletas Digestive

3 Cucharas de Sopa de Yogur Griego

1 Higo

Crocante de Almendra

Jarabe de Arce

Preparación:

Rompa las galletas en trozos pequeños y colóquelas en el fondo del vaso o taza.

Cubra con el yogur. Pele el higo, córtelo en cuatro y coloque sobre el yogur. Ponga un poco de yogur para decorar.

Opcional:

Antes de servir riegue con un poco de jarabe de Arce, (para dar un poco de brillo) y decore con unos trocitos de crocante de almendra.

 

Higos y Nueces

A que parecen compañeros inseparables? Al empezar solo me acordaba de los “casamientos”, como llaman en el Alentejo a la mezcla de higos pasas con nueces dentro. Pero después empiezas a pensar y que pasa con la mermelada de higo y nuez? O aquel bizcocho o el pan de de higo y nuez , etc. etc.

Si nos ponemos otra vez es empezar y no acabar. Terminaremos siempre encontrando algo más. Como me está pasando con las pruebas que estoy haciendo intentando sacarle el mayor partido a la temporada de los higos y brevas.

Aquí queda otra sugerencia, hojaldre de higo, en este caso de breva, con nuez, vinagre de Módena y helado de vainilla.

He de decirles que el vinagre le da un toque muy agradable al conjunto.

Hojaldre de Higo con Nuez, Vinagre de Módena y Helado de Vainilla

Ingredientes:

6 Higos Maduros

Hojaldre

3 / 4 Nueces

Vinagre de Módena

Helado de Vainilla

Preparación:

Pele los higos y reserve.

Pele y trocee las nueces.

Corte cuadrados de hojaldre del tamaño suficiente para colocar el higo y poder hacer pequeños pliegues con la masa.

El resultado será como una especie de cestita. Si lo prefiere haga una marca con el cuchillo en los cuatro lados de la masa, a cerca de un centímetro y medio del margen.

Retire la masa de la nevera solo cuando valla a usarla, ya que con el calor es más difícil de manipular.

Coloque el higo en medio de la masa y haga pequeños pliegues.

Corte en cruz la parte superior del hijo y abra un poco, para rellenar con algunas nueces.

Rocíe con un poco de vinagre de Módena.

Lleve al horno caliente hasta que vea que la masa está en su punto de cocción.

Retire, coloque en platitos y sirva acompañado de una bola de helado de vainilla.

La primavera y sus frutos!

Ahora que la primavera ya ha llegado, disponemos de mas frutas de temporada. Pero muchas veces esa pinta espectacular no se corresponde con el sabor.

Empezamos ahora la epoca indicada para reponer las mermeladas, confituras o conservas de verduras en nuestras despensas. hay pocas cosas tan simples y agradábles como un yogur natural con una cucharada de confitura. Voy a abrir mi bloc y como la hormiga empezar a preparar el invierno.

La receta que les presento es muy simple. Con tan solo  hojaldre y una confitura, sea de compra o casera.

Yo utilicé una que hice de cascara de sandia y coco, y he de decirles que aun que parezca raro tiene un sabor muy agradable. Además tiene la ventaja de que siempre reduzco un poco las cantidades de azucar.

Porque el melon? Bueno, porque el otro dia fui de compras y me las ofrecieron a buen precio y al final tenia que gastarlas. la reduccion de Oporto, porque la primera vez que comi melona, (nunca me senti atraido), me la sirvieron con un chorrito de Oporto en medio y me encantó.

Por fin, la utilizacion del jarabe de Agave se debe a que un dia de estos me equivoqué y terminé comprandolo. Asi que decidi probar que tal era usandolo como substituto del azucar comun y resulta curioso. El Agave es una especie de cactus y en Mexico era considerado una planta sagrada que servia para purificar el cuerpo y el alma. Pero cuidado, como otros endulzantes no se debe tomar de forma regular diaria ya que puede dañar entre otras cosas el higado!

O sea como en todo, moderacion!

En resumen un postre sencillo y barato!

 

Hojaldre de melon 

 

Ingredientes:

1 Hojaldre 

Confitura de cascara de sandia con coco 

1 Melon pequeño

100 ml Oporto

100 ml Jarabe de Agave

 

Preparación:

 

Empezamos por estender  el hojaldre sobre una hoja de papel sulfurizado. Con un cuchillo dibuje un rectângulo ligeramente mas pequeño, como dos a tres cm menos . 

Coloque dentro de ese espacio la confitura ó mermelada. La cantidad depende del gusto de cada uno.

Corte el melon  en lonchas finas y cubra la superficie de la tarta.

Lleve al horno durante mas o menos media hora. El tiempo de cocción depende del horno.

Cuando vea que el hojaldre está hecho apague el horno.

Mientras haga la reduccion de Oporto con el jarabe de Agave. Cuando vea que ha logrado el punto de perla apague.

Con la ayuda de una brocha de cocina cubra la tarta con esta reduccion y deje que se enfrie.

Pruebe a servirlo con una bola de helado de vainilla.

 

 Si lo prefiere y por no complicarse la vida, haga la reduccion con un buen vino dulce y aproximadamente 80 g de azucar.

De la misma forma puede substituir las mermeladas o las frutas por otras a su gusto o acorde con la temporada.

 

Suspiro o Merengue?

Una vez más no son del todo claras los orígenes de este dulce. Si he de decir la verdad ni nunca se me había ocurrido buscarlo. Hay cosas a las que estamos de tal forma acostumbrados que pensamos que están aí desde siempre.

Haciendo una búsqueda rápida por Internet nos encontramos que algunos apuntam para su posible creación en el siglo XVIII y otros a mediados del XIX. Esta ultima de acuerdo con una fuente el Diccionario Houaiss de la Lengua Portuguesa, donde lo fechan en 1881.

Pero quien lo creó por primera vez? Una vez más las opiniones son divergentes. Algunos apuntan a comienzos del siglo XVIII y a un pastelero suizo de nombre Gasparini, oriundo de la comuna de Meiringen. De aí surge la palabra merengue. Otros a su vez a unas monjas italianas de las cuales hasta nos dicen el convento... Lo cierto es que hay tres formas distintas de elaborar el merengue, el francés, el italiano e el suizo.

De estas la que tradicionalmente utilizamos, por lo menos yo, es el merengue francés, la más simple y donde básicamente lo que hacemos es batir las claras  a punto de nieve  con el azúcar, y lo llevamos al horno para que se cueza.

La versión italiana esta hecha con un azúcar el almíbar cuya temperatura  no puede exceder los 115º C e que agregamos a las claras  a punto de nieve, batiendo siempre hasta que se integre del todo. Este merengue al igual que el suizo no requiere otro tipo de cocción y es muy utilizado en alta repostería para decorar tartas y dulces. También es utilizado en la receta de los Petit Macaron, (de momento mi talón de Aquiles).

 

Ya para terminar, tenemos el merengue suizo. Esta receta fue creada en Paris por el chef Louis Trutte de la pastelería Piche el Thomas Magnan, y durante muchos años se mantuvo en secreto.

Se confecciona al baño maría. Añadimos a las claras el azúcar y lo mezclamos bien. Cuando la temperatura llega a los 60º C lo dejamos enfriar y montamos el merengue.Como dije antes, hago habitualmente el merengue francés. Para esta receta busqué en distintas fuentes las cantidades y al final me decanté por estas que al probarlas me parecieron las adecuadas.

Que les gusta un poco mas dulce o con sabor a café mas fuerte? Pues nada, añadir un poco mas de azúcar o café al gusto.

Que aproveche!

Suspiro o Merengue de café.

Ingredientes:

12 Claras de huevo

600 gr. Azúcar Glass

1 Pizca de sal 

20 gr. Café soluble descafeinado

Empezamos por batir las claras a punto de nieve. (Cuidado que la taza esté completamente limpia sin nada de grasa). Agregue una pizca de sal o unas gotas de limón para que las claras suban más rápido. Sin dejar de batir adicione el azúcar poco a poco.

Por fin eché el café y mezcle hasta que se integre del todo. Cuando vea que el merengue está brillante y hace  pequeños picos, como de pájaro, estará listo.

Échelo en una manga pastelera. El tipo de pico que va a utilizar dependerá del tamaño que pretenda para sus merengues, y rellene los moldes de papel.

Si lo prefiere coloque los directamente en cima de una hoja de papel sulfurizado

Lleve al horno a una temperatura de aproximadamente 150º C. Si su horno no le permite controlar la temperatura con tanta exactitud, le aconsejo que se haga con un termómetro para horno, que aparte de que no son caros son fiables. Si acaso la temperatura del horno es muy alta, coloque en la puerta una cuchara de madera, para que no se cierre del todo. 

Tardan aproximadamente una hora o poco mas, todo depende del tamaño de los suspiros. En mi caso tardó entre cuarenta y sesenta minutos.

Por fin apague el horno y deje que los suspiros enfríen y ahí si quedaran duritos por fuera.

 

Si acaso decide utilizar azúcar común tendrá que batir un poco más el merengue para que se integre bien en las claras.

La Remolacha

Un dia de estos me encontré en el súper con unas remolachas cocidas y embaladas al vacío. No me lo pensé demasiado y las compré animado por la ilusión de que así podría probar a hacer una tarta roja... De buenas ideas... resulta que al buscar la tarta que me parecía haber visto lo único que encontré fue la Red Velvet, muy bonita por cierto, pero que de remolacha no lleva nada de nada! Resulta que su bonito color solo le viene del colorante alimentario.

O sea que entonces empecé a buscar porque creía firmemente que podría utilizar la remolacha para hacer alguna tarta. La verdad es que no fue tan difícil encontrar recetas, pero cual utilizar? Pues nada mirando aquí y allá al final me decanté por una para veganos. la verdad es que viendo los ingredientes aquello parecían unas mezclas muy raras y dudaba un poco sino bastante del resultado final. Pero mira por donde resulta que al final está muy rica, aparte que es muy fácil de hacer!

La remolacha según dicen unos es un tubérculo. yo ya no digo nada. En un principio me decantaría por esa opción sin dudarlo, pero resulta que cuanto mas buscas una respuesta mas te lían, y si para unos es un tubérculo otros te dicen que es una raíz. Pero a lo que vamos, hay dos tipos, la blanca que se utiliza para producir el azúcar y la roja que algunos suelen comer. La blanca se torno muy popular en el siglo XIX, cuando empezaron a extraer le el azúcar.

Es una planta de climas templados con lo cual Europa y África. De Europa terminó siendo exportada hacia  el continente americano. Se supone que ya los romanos la consumían.

Una de las muchas ventajas que se le atribuyen a la remolacha es que es poco calórica aparte de la cantidad de hierro y magnesio, este ultimo importante para nuestro organismo.

Tarta de Remolacha y Cacao

Ingredientes:

Húmedos

50 ml (1/4 taza) de aceite vegetal, (sabor neutro).

120 gr. (1/3 taza más una cucharada sopera) de puré de remolacha.

130 ml (1/2 taza más dos cucharadas soperas) de agua.

140 gr. (1/2 taza más dos cucharadas soperas) de azúcar.

1/2 vaina de vainilla, (solo las semillas).

 

Secos

195 gr. (1 + 1/4 taza) de harina de repostería.

45 gr. (1/3 taza mas una cuchara sopera) de cacao.

•1/2 cuchara de té de levadura.

•1/2 cuchara de té de bicarbonato de sosa

•1/4 cuchara de té de sal.

•1/2 cuchara de té de vinagre de sidra.

 

Para el glaseado de frambuesa:

Aproximadamente dos cucharas soperas de frambuesas congeladas y el agua necesaria.

Aproximadamente 3/4 tazas de azucar em polvo.

Granos de granada para decorar, (la que veas).

 

Preparación:

Precalentar el horno a 170 grados. Untar los laterales y fondo de un molde, desmontable, de 18 cm.

Mezcle los ingredientes húmedos con el azúcar. Siga moviendo hasta que el azúcar este completamente disuelto. Agregue las semillas de media vaina de vainilla.

Mezcle los ingredientes secos y tamícelos para que no queden grumos.

Coloque un tercio de los ingredientes secos a los húmedos y mezcle bien. Agregue el resto de los ingredientes secos en dos tandas mezclando siempre. (Cuidado de no batirlos demasiado). Por fin agregar el vinagre de sidra a la masa y mezclar.

Cocer durante aproximadamente 30-35 minutos o hasta que el palillo salga seco.

Una vez cocido dejar enfriar por quince minutos en el molde y pasado ese tiempo sacarlo del molde y dejar que se enfríe.

 

Para decorar:

 Cuando el pastel este frío quitarle la parte de arriba con un cuchillo.

Dar la vuelta al pastel y colocarlo en un plato (La parte de abajo está ahora arriba)

Haga el glaseado. Mezcle el zumo de frambuesa y el agua en un cazo las cantidades de agua y zumo dependen del color que se pretenda. Agregue el azúcar necesario hasta que el glaseado este espeso pero se pueda verter.

Vierta sobre el pastel.

Decore con los frutos rojos.

Yo hice no un glasé pero una mermelada con grosellas y para ello utilicé ciento cincuenta gramos de grosellas, que pase por un colador, cien mililitros de agua y cien gramos de azúcar.

Origenes del "Sericá"

 No es del todo claro el origen del "Sericá" o "Sericaia". Por un lado Elvas por el otro Vila Viçosa se declaran las creadoras de esta receta, respectivamente los conventos de las Clarisas e el convento de las Llagas de Cristo, (actual parador de Vila Viçosa). Segun Virgilio Nogueiro Gomes, en su libro, "Dicionário Prático da Cozinha Portuguesa" la diferencia de nombre  habrá surgido a mediados del siglo XX, momento en que surgió el nombre "Sericaia".

Lo que si podemos decir es que este es un dulce típico del Alentejo aún que mas característico de esta zona. Actualmente está muy de moda servirlo con la Ciruela de Elvas, una Ciruela en una especie de jarabe de azúcar. En mi opinión esta variante si habrá tenido su origen en Elvas dándole así algo que si es originario de esa ciudad. Habitualmente en los restaurantes se sirve de las dos formas, pero para mi gusto el sabor de la Ciruela demasiado dulce termina apagando el sabor de la "Sericá".

Lo que si puedo decir es que este dulce es una verdadera delicia con su masa suave y cremosa y su sabor a canela. En el recetario de Portugal hay otros postres típicos de otras regiones que tienen su qué de parecidos en lo que a sabor se refiere, pero al final serán pequeñas coincidencias nada más. Solo es cuestión de llevar a cabo un pequeño estudio comparativo de recetas, texturas y sabores.

Sericá

Sericá

Ingredientes:

9 Huevos

325 gr. Azúcar

75 gr. Harina

7,5 dl. Leche

Canela

Mantequilla

 

Preparación:

Comience por mezclar en un bol las yemas con el azúcar hasta crear una pasta blanquecina. Agregue de forma alterna la leche y la harina sin dejar de remover. 

Lleve a fuego lento, removiendo siempre, hasta que se espese. Ponga especial cuidado para que no llegue a hervir.

Ya fuera del fuego siga removiendo  hasta que se enfríe.

Monte las claras a punto de nieve y agregue al preparado anterior, pero sin remover demasiado para que las claras no pierdan el aire.

Unte un plato con mantequilla y coloque la crema. Hágalo con una cuchara de servir, empezando por colocar cucharadas a partir del centro hasta el borde.

Espolvoree con canela molida y llévelo al horno a 250º C.

Retire del horno cuando  esté dorado. Verá si sigue estas instrucciones que el Sericá tendrá las grietas que lo caracterizan

El tiempo de cocción depende de horno para horno, la forma más fácil de controlarlo es ir mirando de vez en cuando y cuando vea que ya ha subido y está dorado estará listo.